Los cortafuegos productivos se ponen en práctica
Firma de acuerdo entre la UEx y Extrefor - UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

El rector de la Universidad de Extremadura (UEx), Antonio Hidalgo, y el presidente de Extrefor (Asociación Extremeña de Obras y Servicios Forestales y Medioambientales), Roque Piñero, firmaron un convenio de colaboración ayer jueves en el Rectorado de Cáceres con una duración de cuatro años prorrogables.

Gracias a este acuerdo, el Instituto Universitario de Investigación de la Dehesa (Indehesa) de la UEx trabajará junto a Extrefor para conocer los diferentes factores que provocan un incendio forestal y poder saber, a través de nuevas tecnologías, cuáles son las zonas estratégicas para llevar a cabo medidas de prevención frente a los posibles incendios forestales.

Este convenio prevé el diseño de grandes infraestructuras como los cortafuegos productivos, planificando los usos del territorio como principal medida preventiva y además fomentar las actividades agroforestales que contribuyen a reducir la cantidad y continuidad de combustible vegetal en los incendios.

La integración de los cortafuegos productivos facilita también la incorporación de los la protección, producción de los ecosistemas políticos y sociales en las políticas públicas, junto a los valores económicos y ambientales.

Por tanto, este acuerdo permite traspasar al tejido empresarial una herramienta única de prevención de incendios, los cortafuegos productivos, que la UEx ha puesto en marcha previamente en el marco del Proyecto Mosaico, enmarcado en el convenio con la Junta de Extremadura, y que es exportable a todos los países del mundo amenazados por los grandes incendios.

Cortafuegos naturales

El profesor de la UEx, director de Indehesa y coordinador del Proyecto Mosaico, Fernando Pulido, considera que los cortafuegos productivos son «porciones del territorio capacitadas para detener el avance de un fuego». «En lugar de ser costosas y requerir de un mantenimiento y una inversión grande por parte de las instituciones públicas, estos cortafuegos se mantienen por la propia economía que generan, privada normalmente», ha detallado.

Por ejemplo, ha explicado Pulido, un ganadero con sus animales acaba con vegetación que puede arder y ya está generando cortafuegos productivos; un agricultor que siembra un cultivo a través del cual no puede pasar el fuego porque el suelo está sin vegetación debidamente atendido, también ha puesto en marcha un cortafuegos productivo, y una empresa que está extrayendo biomasa del bosque, deja a ese bosque libre de incendios o con un riesgo más reducido.

«En definitiva, es todo aquello que mitiga el avance del fuego en un incendio y que se mantiene por la propia economía que genera, a diferencia de un cortafuegos convencional sobre el que hay que estar invirtiendo continuamente y, además, está sobradamente demostrado que no detienen los grandes incendios», ha insistido el profesor.

Estos usos agrícolas, ganaderos o forestales se denominan productivos porque limpian el monte gracias a su práctica. El requisito para que un olivar o una dehesa sean cortafuegos productivos radica en que se ubiquen en la cercanía de una masa forestal que pueda arder.

Por su lado, el presidente de Extrefor ha calificado el convenio como «un gran acuerdo porque se trata de transferir conocimiento al mundo forestal para la mejora del sector». «Nos preocupa la búsqueda de sostenibilidad para generar economía y trabajo», ha resaltado Piñero.

El rector ha agradecido la confianza puesta en la UEx y ha declarado que «el camino de la universidad no solo es generar conocimiento, sino ponerlo en práctica y variar nuestra formación para adecuarla al ámbito en el que se vaya a desarrollar». «El objetivo de la UEx debe ser trabajar para la mejora de la economía de Extremadura», ha finalizado.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here