violencia de género en Valga

Extremadura registra un aumento de los casos de violencia de género denunciados. Así lo refleja un informe de la Fundación Adecco, publicado con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, celebrado este pasado domingo, 25 de noviembre, y que basa sus conclusiones en una encuesta a 500 mujeres víctimas de la violencia de género, junto a un análisis de los datos ofrecidos por el CGPJ.

Según dicho informe los juzgados extremeños recibieron en 2017 un total de 2.787 denuncias por violencia de género, “la cifra más alta” desde que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) contabiliza los datos y que supone un aumento de un 41,7% en el último lustro. En el caso de todos los juzgados españoles, el número de denuncias se eleva a 166.260, lo que supone un incremento del 16% con respecto al año anterior y un 29% desde 2012.

“La progresión de denuncias podría considerarse positiva, en la medida en que cada vez afloran más casos de violencia de género, pero al mismo tiempo visibiliza el gran peso que sigue teniendo esta lacra en la sociedad”, indicaba en la presentación del informe el director general de Adecco, Francisco Mesonero, que instó a empresas y poderes públicos a “dar respuesta, a través de políticas activas de empleo y de no discriminación que garanticen un acceso continuado y sostenible al mercado laboral, a la cada vez mayor masa de mujeres que piden ayuda”.

Factores que frenan a las víctimas

Las denuncias aumentan, y ello pese a que hay factores, como el paro, el miedo a las represalias, la inseguridad jurídica o la vergüenza, que frenan a las víctimas de violencia de género a denunciar, como también se constata en la sexta edición del informe de Fundación Adecco ‘Un empleo contra la violencia’.

En concreto, el desempleo es uno de los principales frenos para que las mujeres den el paso y pidan ayuda, como afirma un 71% de las encuestadas, que hace alusión al paro y a las situaciones de precariedad como principales obstáculos para denunciar ya que, al no tener ingresos propios, depender en muchos casos económicamente del agresor y sentir menoscabada su autoestima, temen encontrarse solas, sin recursos e, incluso, perder la custodia de sus hijos.

Un porcentaje superior (80%) subraya el miedo a las represalias, previendo que la denuncia pueda tener un efecto multiplicador en la violencia, tanto sobre ellas como sobre sus hijos. Por otro lado, un 40% habla de inseguridad jurídica, al tener desconfianza en la protección que le proporcionará el sistema; y un 38% admite no denunciar por “vergüenza a reconocer” las graves situaciones que ha tolerado,.

Y aunque no existe un perfil sociodemográfico de mujer víctima, dándose por igual en todos los estratos económicos y sociocultural, el informe de Adecco hace alusión al proyecto europeo WeGo!, llevado a cabo en 12 centros de cuatro países europeos (España, Grecia, Bulgaria e Italia), que pone de manifiesto que casi 6 de cada 10 víctimas (59,1%) se encuentra desempleada en el momento de sufrir la violencia.

La asociación ‘Mujeres por la Igualdad’ se concentra en apoyo a las víctimas

Con una concentración y un minuto de silencio por las víctimas de violencia de género y como muestra de repulsa por el último asesinato de mujer cometido conmemoraba la Plataforma de Mujeres por la Igualdad de Cáceres del Día Internacional contra el maltrato a la mujer.

La Plataforma recordó en el acto a Sacramento Roca, de 36 años, asesinada en Palma de Mallorca el pasado 15 de noviembre, día en que fue apuñalada por su expareja, Rafael Pantoja, de 45 años, en el centro comercial dónde ella trabajaba. Con la calificación oficial de esta muerte como violencia de género se elevaba a 44 la cifra de mujeres asesinadas en España a manos de hombres con los que mantenían o habían mantenido una relación de pareja en lo que va de 2018, y a 33 la de los menores huérfanos. En total, la cifra del mujeres asesinadas desde que se mantiene un cómputo oficial es de 972.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here