Puente-Nuevo-1

Talleres de caligrafía, de percusión y un mercado renacentista colorean esta Fiesta de Interés Turístico Regional

La intrahistoria de la comarca de La Vera se mantiene firmemente ligada al nombre de Carlos V desde el siglo XVI. Y ya ha llovido. El sábado día 7 de febrero se desarrollará la XVI edición de la Ruta del Emperador (senderista) y el día 14 de febrero, su versión ecuestre, que alcanza la XIII edición.

Una oportunidad magnífica para redescubrir La Vera, a través de una jornada en la que veratos, extremeños y forasteros se mezclan en esta Fiesta de Interés Turístico Regional, en la que se puede disfrutar del enclave natural, de un mercado renacentista, y talleres de percusión, entre otros alicientes.

Paso a paso

La ruta partirá desde el Parador de Jarandilla de la Vera, y se prolongará durante 10 kilómetros hasta llegar al Monasterio de Yuste, en Cuacos de Yuste. En las inmediaciones del parador, desde las 08.00 horas se instalarán puestos de venta del “Pasaporte Carolino” para todos lo que quiera poseer esta insignia, por 3 euros, que también da derecho a degustaciones de migas y a sorteos, posteriormente.

El pasaporte es opcional y los autobuses que se fletarán ese día son gratuitos. Así, varios coches recorrerán la ruta de ida y vuelta entre Cuacos, Aldeanueva, Jarandilla y viceversa. Los horarios: desde las 08.00 hasta las 10.00 horas y desde las 13.30 horas hasta las 19.00 horas.

A las 09.00 horas se ofrecerá un desayuno a los caminantes. Un chocolate caliente para comenzar bien la jornada y presenciar, una hora después, en el parador, la actuación de los grupos de teatro “El Jubileo” de Collado, “Avanza Teatro” de Jaraíz, “En Tablas” de Jarandilla, “Encanto Valverdano” de Valverde y “Acebo” de Losar que representarán la salida del emperador del antiguo castillo de los Condes de Oropesa. También participarán la “Banda de Gaitas Villaviciosa-El Gaitero” y la Escuela de Baile de Jarandilla, Losar y Villanueva de la Vera.

La marcha, propiamente dicha, comenzará a las 10.30 horas para llegar a Aldeanueva a las 11.15 horas. A las 12.30 horas se arribará a la plaza de España de Cuacos de Yuste, donde los vecinos harán una representación teatral. Posteriormente, la mancomunidad de La Vera llevará a cabo un acto institucional y a las 13.15 comenzará la subida al Monasterio de Yuste, para poder acceder a la iglesia, donde habrá una misa con Tedeum por la Orden Paulina “San Pablo Primer Erenita”, como acción de gracias del Emperador Carlos V.

Las tradicionales migas pastoriles se podrán degustar a partir de las 14.00 horas en la plaza de España de Cuacos de Yuste.

Talleres y mercado

Además del mercado renacentista, que se instalará el 6 de febrero en la plaza de San Antón de Aldeanueva de La Vera y permanecerá abierto todo el fin de semana, también se impartirán varios talleres: un taller de Caligrafía Antigua para adultos en el Parador de Jarandilla de la Vera, a partir de las 18.00 horas del sábado 7 de febrero; y un taller familiar “A Ritmo de Percusión” en los jardines del Parador de Jarandilla de la Vera, el domingo, 8 de febrero.

Obviamente, es una ruta que se puede realizar en cualquier momento del año, pero merece la pena realizar el recorrido durante este evento, para disfrutar de la gastronomía típica de la zona, de pequeñas obras teatrales que rememoran el viaje del emperador y actuaciones musicales.

Ruta ecuestre

Una semana después, el 14 de febrero, la XIII Ruta Ecuestre del Emperador recorrerá las localidades de Jarandilla, Aldeanueva y Cuacos hasta llegar al monasterio de Yuste, donde los jinetes seguirán la ruta que Carlos V realizó en el Siglo XVI.

El último viaje del monarca

carlos-v-yuste

Fue un 18 de agosto de 1556, cuando Carlos V decidió abandonar definitivamente Bruselas, para retirarse al Real Monasterio de Yuste. En aquel momento, el monarca era poco menos que un despojo y ni siquiera podía sostener su pluma para escribir. Aquejado de gota severa y de reuma, los médicos del emperador insistían en que éste cambiara su dieta, para que su salud mejorara. No lo hizo. Su salud empeoró y precipitó su abdicación a favor de su hijo Felipe II.

“Sus médicos le recomendaban que siguiese una dieta estricta, pero el emperador tenía un apetito voraz, sobre todo para la carne. También le gustaba beber grandes cantidades de vino y cerveza. De este modo, sus hábitos dietéticos no fueron nada beneficiosos para reducir sus ataques de gota”, según el artículo que se publicó en la revista médica ‘New England Journal of Medicine’.

Siglos después, la comarca cacereña de La Vera rememorará, un año más, con una ruta senderista el viaje que realizó el 3 de febrero de 1557 el emperador Carlos V, desde el Castillo de los Condes de Oropesa (ubicado en Jarandilla de la Vera) hasta el Real Monasterio de Yuste; lugar elegido por el monarca para fijar su última morada. El emperador llegó a Jarandilla de la Vera el 12 de noviembre de 1556 y se alojó en el castillo de los Condes de Oropesa (actual Parador Nacional) hasta que su palacio en Yuste estuvo acabado. Llegó a Yuste el 3 de febrero de 1557. 

Eduardo Villanueva /


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here