Minimalismos
Vicente Rodríguez Lázaro

(A los Fratres de Cáceres)

Las fuerzas del Islam ascendían con celeridad hacia la plataforma de las almenas dejando un reguero de muertos a su paso. Los últimos defensores soportaban a duras penas su acoso. Finalmente fueron abatidos y descuartizados por los fieros aftasíes.

A los pies de la torre de Bujaco, un turista especialmente sensitivo creyó ver durante unos segundos una serie de cabezas clavadas en lanzones y colocadas como trofeos entre las almenas. Ascendió lo más rápido que pudo hasta la atalaya. Al llegar, pudo ver sorprendido los cuerpos decapitados de los últimos Fratres de Cáceres antes de que se esfumaran absorbidos por una niebla surgida del suelo y al corpulento mandatario árabe sonriendo con un gesto de maldad ante su presencia, alzando amenazador su cimitarra ensangrentada y enviando proclamas hacia el firmamento cacereño.

Unos instantes después desaparecía la escena. El visitante descendió sin atreverse a contar la visión a sus acompañantes ante la duda de que solo se tratara de una alucinación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here