La Policía prosigue la búsqueda de Pablo Sierra tras hallar su móvil con restos de sangre
Cartel con una fotografía del joven de 21 años Pablo Sierra desaparecido el pasado 2 de diciembre, en una farola del centro de Badajoz. Andrés Rodríguez / Europa Press.

La Policía Nacional busca desde hace una semana a Pablo Sierra, el joven desaparecido en Badajoz, tras encontrar su teléfono móvil con restos de sangre, según confirman a Europa Press fuentes de la Policía.

El chico, estudiante de Matemáticas y residente de la Rucab, fue visto por última vez en la calle Zurbarán de Badajoz el pasado jueves. Su búsqueda comenzó en la zona de El Pico del río Guadiana, tras encontrarse allí su teléfono móvil.

La investigación, que cuenta con decreto de sumario, valora si la desaparición del joven se debió a circunstancias violentas o a un accidente. El teléfono móvil lo halló un militar que paseaba por esta zona de Badajoz.

Durante tres días se peinó, con medios terrestres, acuáticos e incluso aéreos todo el tramo urbano del río. Después, se trasladó la búsqueda a otras zonas de la ciudad, como los alrededores de la residencia universitaria, La Luneta, el Fuerte de San Cristóbal o Suerte de Saavedra.

Pablo mide 1,75 centímetros de estatura, es de complexión atlética, tiene el pelo moreno con flequillo rizado y ojos marrones. En el momento de su desaparición vestía camisa azul, pantalón vaquero, chaqueta azul y zapatillas blancas.

Incidente a la salida de un bar

Joaquín Amills, el portavoz de la familia del joven de 21 años, ha detallado en declaraciones a Antena 3, que el joven tropezó con otro chico y a este se le cayó el móvil. «Inmediatamente, Pablo dijo que no se preocupara, que perdonara, que se hacía cargo de la reparación, de cambiar la pantalla o de un dispositivo nuevo», ha informado Amills, que también ha argumentado que entre ambos, pese al incidente, el trato fue «coloquial».

Fue entonces cuando se intercambiaron los números de teléfono y, según ha contado Amills, Pablo se fue con un amigo suyo que le acompañó un tramo del camino hasta que se despidieron. Pablo dijo que iba a coger un taxi.

A partir de aquí se le pierde la pista ahí, ha indicado el portavoz de la familia, que ha destacado que el móvil ha sido hallado en el camino opuesto hacia la residencia de Pablo.

Por su parte, el encargado del bar Botanic, el establecimiento en el que estuvo Pablo Sierra con sus amigos, ha asegurado que estuvo un par de horas, hasta las 23:45 horas aproximadamente y que vio cómo Pablo se fue «calle abajo».

«Tuvo un pequeño problema con un chico en la puerta», algo que coincide con el relato de Amills. Además, ha insistido en que se resolvió «amistosamente» y se dieron los teléfonos. «Sus amigos se quedaron dentro», ha afirmado el responsable del establecimiento, a la par que ha detallado que «tuvo un resbalón» en mitad de la calle, que se levantó y siguió con su camino.

FuenteAvuelapluma/Europa Press

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí