La lucha por el trabajo digno de La Mejostilla
Mural colectivo en La Mejostilla.

Un trabajo digno, además de un derecho, es esencial para una buena calidad de vida. En los últimos tiempos, la crisis económica ha provocado un aumento en las desigualdades y este derecho se ha visto amenazado, por lo que cada vez cobra más sentido el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 8: ‘Trabajo decente y crecimiento económico’.

Así, el barrio de La Mejostilla, uno de los más poblados de Cáceres y cuna de una de las industrias de la ciudad, Induyco, reivindica en sus paredes este derecho a través de las artes visuales con ‘Murales con Objetivos’.

Se trata de un proyecto de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional al Desarrollo (AEXCID), ejecutado por la Asociación de Gestoras y Gestores Culturales de Extremadura (AGCEX) y con la colaboración del Ayuntamiento de Cáceres, que tiene el objetivo de sensibilizar sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) a través de la Cultura.

Así, el Centro Cívico de La Mejostilla y la parte trasera del Polideportivo del barrio han acogido las obras de Ironeva y Digo Diego, respectivamente, además de las actividades complementarias de la iniciativa.

Consumo local y rehabilitación del barrio

“La Mejositilla cuenta con muchos recursos tanto en la infraestructura como de comercio. Es un barrio que ofrece muchos servicios”, cuenta Alba Serrano, dinamizadora de Murales con Objetivos.

“Las actividades que propusimos iban enfocadas a promover el consumo local”, prosigue, porque “hay que hacer uso de todos los servicios que ofrece la zona, que al final es lo que te permite tener un crecimiento económico”.

Cabe destacar que estas actividades contaron con un “grupo que fue continuado, lo que favorece la concienciación sobre la sostenibilidad”.

Otra de las actividades fue la de rehabitar “un jardín del barrio para lo que realizamos cartelería”, con una gran participación de los vecinos de La Mejostilla.

Con respecto a los murales, “hablaban sobre la fábrica de Induyco que fue el revulsivo para que creciera La Mejostilla, dando importancia a la figura de la mujer trabajadora y a su lucha por los derechos laborales”, concluye la técnica.

Recuperar la lucha con Digo Diego

“En mi caso, trabajamos el ODS 8: Trabajo decente y crecimiento económico, donde había que desarrollar nexos de unión con el contexto, en este caso, con el barrio de La Mejostilla”, explica el artista Diego Diego.

“Yo lo que hice fue profundizar en el origen del barrio para ubicarme en el contexto y Tuvimos una serie de reuniones con agentes sociales del barrio.

“Gracias a esto, conocí el movimiento de Induyco a favor de los derechos fundamentales que, además, estaba capitaneado por mujeres”.

Pero la obra de Digo Diego en La Mejostilla no se queda en un simple homenaje al este movimiento obrero y feminista, sino que casa a la perfección con situaciones actuales como “precariedad laboral y agresiones medioambientales y de agotamiento de recursos”, sentencia.

Asimismo, “a la hora de estructurar el mural, pensé mucho en el origen del barrio. Ahora mismo es muy residencial pero, en su día, gran parte de las viviendas estaban habitadas por las trabajadoras. Creo que actualmente es necesario reivindicar dentro del contexto laboral, la dignidad, el respeto, la lucha y la unidad. A partir de aquí, lo que para mi representan estos valores es una protesta”.

A juicio de este muralista, “los derechos laborales se están destruyendo y no estamos haciendo nada. El modelo que impera fomenta la individualidad y con esa individualidad ligada a una política del miedo ante nuestras obligaciones. Nos cuesta mucho salir de esa zona de confort y reivindicar la dignidad. Vivimos impasibles. De hecho, la pandemia estásirviendo para ver que los derechos ligados al estado del bienestar están desapareciendo”.

Por todo esto, el resultado es una obra que representa una protesta, pero en esta ocasión, Digo Diego no se pierde en la abstracción, sino que muestra claramente la fuerza de una manifestación en la calle con una pancarta que clama ¡Dignidad!, y unos pájaros que representan la libertad.

 Tejiendo redes con Ironeva

Con respecto al mural colectivo, se trabajó también con los agentes implicados en La Mejostilla y la artista Ironeva.

La ilustradora se interesó sobre cómo afectaba el ODS8 en el barrio y, de nuevo, “todos coincidieron en hablar sobre las trabajadoras de Induyco” resalta Ironeva.

Tanto es así que el mural colectivo representa a dos mujeres tejiendo para tratar de “conjugar un crecimiento económico con un trabajo digno”, a la vez que destaca la importancia de reivindicar los derechos laborales, “dada la cantidad de trabajos precarios que existen”.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Ironeva (@ironeva_)

“Yo quería crear y tejer en conjunto otra forma de desarrollo para que nadie quede atrás, apostando por lo local, tejiendo redes y trabajando con energías renovables”, afirma Ironeva, que también subrayó la participación en el mural de personas muy jóvenes, que además de realizar una actividad creativa, están concienciadas sobre el ODS8. .

Con todo esto, pasear por La Mejostilla no es banal, si no que invita a la reflexión, a repensar el modelo de desarrollo así como a luchar por un trabajo con unas condiciones dignas.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here