La Diócesis de Coria-Cáceres celebra el Día del Domund este domingo

La Diócesis de Coria-Cáceres tiene 51 misioneros repartidos por todos los continentes, de los que 26 son mujeres y 25 hombres. Realizan su labor sobre todo en países de América (32), África (9), Europa (6), Asia (2), y Oceanía (2). Entre ellos se encuentran tres familias del Camino Neocatumenal de las parroquias de Fátima y San José.

Para que puedan seguir desarrollando su labor en las misiones, la Iglesia celebra este domingo 24, el Día del Domund, una jornada que sirvió para recaudar a lo largo del año pasado un total de 12,8 millones de euros en toda España. Cabe destacar que 73.130 euros provinieron de la Diócesis Coria-Cáceres (un 4% menos que en el 2019).

Como manda la tradición, los voluntarios saldrán a las calles con sus huchas pero también se pueden hacer donaciones Bizum (Código 00500), por transferencia bancaria, por teléfono, por domund.es o participando en la 2ª Carrera Virtual Solidaria.

El lema de este año es ‘Cuenta lo que has visto y oído’ y tiene el objetivo de implicar a la sociedad en una colaboración económica «imprescindible» para poder llevar a cabo el trabajo misionero, según ha explicado el delegado de misiones, Luis Viñas. Además, ha señalado que esta aportación «se ha vuelto más necesaria que nunca desde la irrupción del Covid-19». Así, con los donativos recibidos, se colabora con la labor evangelizadora y la promoción social que hacen los misioneros.

El administrador Diocesano Diego Zambrano presentó el pasado miércoles el Día del Domund y remarco que «el aporte económico es necesario porque queremos ayudar a llevar a cabo tantos proyectos para el desarrollo humano y también la evangelización».

Así, cada año, desde España, «unas 10.000 personas -especialmente jóvenes-, dedican el tiempo de sus vacaciones a hacer una experiencia misionera. En España en la actualidad hay 1.025 voluntarios en las delegaciones diocesanas de misiones, y en las parroquias, trabajando en la sensibilización misionera, y en el funcionamiento de la «misión de retaguardia».

Testimonio en primera persona

En la presentación también participó la Hija de la Caridad, Sor Ángeles Ellinghaus, que colabora en el comedor social de La Milagrosa en Cáceres. Estuvo nueve años en Madagascar y en su intervención rescató algunas anécdotas de su tiempo allí, donde principalmente desempeñó labores relacionadas con la enfermería y la salud.

«No acabaría nunca de contar aquellos nueve años», resaltó la religiosa que estuvo colaborando en la leprosería de una zona selvática de la que se tuvo que ir por una alergia. Después estuvo destinada a la zona más pobre de Madagascar, Androy, un hospital sin camas donde los enfermos dormían en esteras por el suelo.

«Allí me presenté al médico y me ofrecí para ayudar como puericultora o enfermera. Me dejó actuar libremente y recorríamos poblados de leprosos para ayudarles. Una vez llegamos a un poblado donde había cuatro niños y nadie más y es que estaban atendiendo a una señora en una choza que estaba muriendo», contó.

La mujer resultó ser una parturienta que estaba a punto de morir y que se salvó por los antibióticos que le suministraron. «A los 15 días volvimos y me dijeron que ahí estaba, con un niño precioso en brazos y me dijeron que yo la había salvado», concluyó sor Ángeles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here