DSC_0472

“Porque semos asina”, así se titula el último libro del escritor y poeta Florencio Rodríguez Figueiras (Bilbao 1971), escrito en Castúo y dedicado a todos los extremeños, porque las historias y vivencias que cuenta son oriundas de esta región. Extremadura esa gran desconocida.

¿Por qué este título?
Por los versos del gran poeta extremeño Luis Chamizo, el cual en su poema “Compuerta” dice así: “… Y sus dirá tamién cómo palramos/los hijos d’estas tierras,/porqu’icimos asina:- jierro, jumo/y la jacha y el jigo y la jigüera./Y también sus dirá que semos güenos,/que nuestra vida es güena/en la pas d’un viví lleno e trébajos/y al doló d‘un viví lleno e miserias:/¡el miajón que llevamos los castúos/embajo la corteza!/Porque semos asina, semos pardos,/del coló de la tierra,/los nietos de los machos que otros días/trunfaron en américa”.

¿Que nos cuentas en tu libro?
Es un poemario compuesto por una serie de estampas al más puro estilo costumbrista, en las cuales se cuentan historias de un pasado reciente (las ferias de ganado, el contrabando, las colmenas…) con ese toque de humor que solo los pobres saben darle a la vida.

La portada es una hoja de pasaporte y la contraportada una puerta antigua ¿Cuál es su significado?
La hoja de pasaporte llena de matasellos simboliza que los extremeños somos viajeros o más bien emigrantes, pues hay extremeños repartidos por todo el mundo, eso no impide para que de puertas adentro tengamos una enorme cultura que, bajo ningún concepto, se debe perder. Sin ir más lejos yo mismo nací en Bilbao, de padre extremeño y madre gallega, llegue con siete años a El Batán un pueblecito extremeño del Valle del Alagón y en la actualidad vivo en Cáceres desde que hace 23 años mis padres abrieran El Restaurante Los Siete Robles.

¿Por qué decidiste escribirlo en Castúo?
El habla extremeño se está perdiendo y aunque no existe una norma escrita que dé homogeneidad a este dialecto, todos y en especial la gente mayor entienden esta forma de expresión que escucharon a sus ancestros y les trae recuerdos de aquel pasado reciente, que precisamente cuento en este libro. Por ello y por ellos utilizo esta lengua que algunos llamarán “cateta” pero que nace de la sabiduría popular.

¿A qué te refieres con sabiduría popular?
La gente de los pueblos no es ignorante, pese a que antiguamente mucha gente, y por falta de medios, no sabía ni leer, ni escribir eran catedráticos en otras materias por no decir artistas. En este libro toco someramente algunos temas por no tener los conocimientos necesarios; pero la sabiduría de un chalán, de un apicultor, del agricultor o del propio vinatero no se aprende en ningún colegio, solo se aprende en la escuela de la vida.

¿Por lo que dices se trata de un libro serio?
Los pobres estamos acostumbrados a las desgracias y siempre miramos las cosas por el lado bueno, por eso tenemos la capacidad de reírnos hasta de nosotros mismos.
Todos los poemas están aderezados con algún tipo de chiste, moraleja o chascarrillo que lo hacen más ameno y simboliza mejor el carácter extremeño.

Este libro suena a despedida. ¿Es cierto que piensas dejar de escribir?
La escritura es innata en mí, es un vicio que no puedo evitar y por lo tanto no es mi intención dejar de escribir, pero después de tres libros auto editados sin ningún tipo de ayuda, salvo la que me prestan mis amigos y mi familia, creo que es el momento de abandonar. Por otro lado carezco de editorial por lo cual mi único modo de distribuir el libro es vendiéndolo en el “Restaurante Los Siete Robles” de Cáceres donde trabajo.

Jesús Baños /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here