La antigua bendición celta, que los irlandeses modificaron para adaptarla, me sirve para enviaros mis mejores deseos de bienestar, salud y abundancia en el próximo año. Bendito seas tú que me lees y todo los tuyos, que la suerte te sostenga suavemente en la palma de su mano. Que vivas plenamente por el tiempo que tú quieras. Que el viento siempre esté detrás de ti y la lluvia caiga suave sobre tus campos Olvida lo que te entristeció y recuerda los momentos alegres y dar gracias cada día. Bendito seas y que tus vecinos te respeten, pero tu recuerda que has de vivir cerca y se cortes, que los problemas te abandonen y obtengas soluciones felices y productivas que la diosa fortuna sea tu amiga y el cielo te mime. Que las bendiciones de todos los que amas y de los que te rodean te contemplen. Que tus bolsillos estén pesados y tus cuentas llenas que tu corazón se mantenga ligero y alegre como un niño y nunca pierdas la risa y la ilusión de la infancia Que la buena suerte te persiga, y cada día y cada noche tengas muros contra el viento, un techo para la lluvia, bebidas junto al fuego, viandas abundante, risas para que te consuelen, la presencia de aquellos a quienes amas y que se colme tu corazón con todo lo que desees. Que veas a los hijos de tus hijos, que el infortunio te sea breve y te deje rico en bendiciones. Que no conozcas nada más que la felicidad y muchos años de vida. Feliz año nuevo, a mi familia y amigos, a Avuelapluma y a sus gentes, a mí misma y a todos.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here