Minimalismos
Vicente Rodríguez Lázaro

(Cáceres)

Un paseo por el casco antiguo cacereño siempre resulta un cúmulo de sensaciones diversas y subyugantes. Su atmósfera se halla cargada de energías contradictorias que recogen la esencia de hechos y sucesos de características muy diferentes. De vez en cuando, algunos visitantes más sensibles o sensitivos se encuentran con visiones, presencias, confesiones, algarabías, murmullos, manifestaciones de la realidad pasada que aún conservan ciertos recuerdos de acciones que por su intensidad y trascendencia han quedado grabados en las dimensiones paralelas que sin duda conviven en un mismo espacio: el que ocupa Cáceres Monumental.

Es posible que muchos seres históricos de la villa continúen de alguna manera en el plano etéreo dentro del conjunto de plazas, templos, torres y murallas que encierran dos milenios de triunfos, fracasos, fanfarrias, espectáculos y luchas sangrientas que aún mantienen ciertos perfiles visibles en algunos momentos y circunstancias especiales. Aquí, el viajero lúcido puede llegar a conectar con los secretos y misterios ocultos, a ser atrapado por el embrujo de una urbe irrepetible, a integrarse en la magia de un lugar inigualable y a formar parte de la narración intemporal de su vasta historia singular.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here