La bruja Circe

Al comenzar la primavera es importante limpiarnos energéticamente y emocionalmente.

Prepara unas (siempre impares) cucharadas grandes de sal gruesa prepara un recipiente con agua calentita y mézclalo con una decocción de romero y salvia, cuela y añade en el agua o la bañera junto al agua con la sal. Enciendes en el baño una varita de sándalo. Si vas a ducharte resérvalo en un recipiente y mantenlo templado para con un paño de algodón blanco pasarlo por toda tu piel y al final lo vertemos en tres veces por encima. Concéntrate en visualizar tu piel mojada por ese elemento limpiador y en qué cuando caiga sobre ti el agua de la ducha arrastrará y limpiará todo lo negativo antes de ducharte, si te bañas sumérgete tres veces.

Mientras te duchas o bañas, cierra tus ojos y siente cómo la sal va eliminando de cada rincón de tu cuerpo la energía dañina y las malas vibraciones

Deja que el agua arrastre y limpie.

Estás utilizando el elemento agua que crea y limpia, base de toda vida, el calor como elemento de fuego que trasforma y da energías, la sal y el romero como elementos de la tierra que te arraigan y atraen seguridad, protección y suerte y el vapor y el humo del sándalo como representante del elemento aire que recoge la vida que sale del agua, que trae nuevos retos y proyectos, que mueve el polen y anima el cambio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here