El voluntariado de Cruz Roja compra medicamentos y alimentos a medio centenar de personas en la provincia de Cáceres

El voluntariado de Cruz Roja Española en Extremadura está realizando la compra de alimentación y medicamentos a personas mayores o con alguna discapacidad. De esta manera, los colectivos vulnerables permanecen en casa y evitan así riesgos de contagio por COVID-19.

Las personas que necesitan de esta ayuda llaman, con carácter general al 112 o a Cruz Roja. A partir de aqu, comienza un protocolo que comienza con la derivación de las necesidades de cada ciudadano a las diferentes asambleas locales de Cruz Roja en la región.

Desde allí se devuelve la llamada a la persona que demanda ayuda para preguntarle por sus necesidades concretas. Estas peticiones son las tarea que va a desempeñar el voluntario, como hacer la compra en el supermercado o de medicamentos en la farmacia, informa Cruz Roja en nota de prensa.

Los usuarios deben dejar una bolsa puesta en la puerta con la lista de la compra y el dinero, que meten un sobre. Después, los voluntarios se desplazan al supermercado o la farmacia con guantes y mascarillas, según explica la responsable provincial de Intervención Social en Cáceres, Teresa Morientes.

Posteriormente, el voluntario administra gel desinfectante a todo lo que ha tocado para evitar la trasmisión del virus y lleva la compra al demandante.

Morientes indica que la primera semana de confinamiento este servicio no fue muy demandando, pero a medida que pasan los días debido al estado de alarma las personas lo solicitan más. En la Asamblea Local de Cáceres entran cada día unas cinco o seis llamadas pidiendo ayuda para realizar la compra de alimentos y medicamentos. En la provincia de Cáceres la media diaria es de medio centenar.

Javier Quesada es voluntario de Cruz Roja en Cáceres y dedica parte de su tiempo libre a ayudar con la compra a quienes no pueden salir de casa. “Estamos para traerlo nosotros. A través del teléfono o porque otros compañeros o vecinos se enteran nos avisan y nosotros venimos”, explica.

Farmacia

El voluntariado de la Institución también participa en el reparto de medicación hospitalaria a usuarios del Servicio Extremeño de Salud (SES). Esta acción se enmarca también en el acuerdo suscrito entre Cruz Roja Española y el Consejo General de Farmacia, con la autorización del Ministerio de Sanidad. De esta manera, todas las personas afectadas de forma especial por esta emergencia sanitaria puedan tener acceso a su medicación sin salir de sus hogares.

Así, la red de 22.071 farmacias y más de 200.000 personas voluntarias de Cruz Roja en el país suman esfuerzos para facilitar la entrega de medicamentos a domicilio a pacientes en cuarentena, con problemas de movilidad, crónicos complejos con enfermedades respiratorias, diabéticos y con enfermedades cardiovasculares.

“Todo se hace a través del equipo de voluntarios. Sin ellos no podríamos hacer ninguna de las actividades que estamos haciendo”, asegura Morientes. Además, que también son voluntarios y voluntarias los que cada día se encargan de llamar a las personas mayores para saber cómo están, comprobar su situación y ofrecerles ayuda y compañía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here