El tren rápido no para en Plasencia para no retrasar el viaje

La línea de altas prestaciones Plasencia-Badajoz, que empezará a funcionar en el próximo 19 de julio, no tiene parada en Plasencia para no retrasar en 33 minutos el tiempo de viaje.

Así ha argumentado este domingo Renfe la polémica generada porque el tren Alvia no para finalmente en Plasencia y sí en Monfragüe.

En una nota de prensa, Renfe ha indicado que «el diseño de la línea aconsejó que los trenes de Larga Distancia (Alvia e Intercity) no paren en Plasencia, ya que es una estación que en el argot ferroviario se define como ‘terminal no pasante'». Dicho de otra manera, «si los trenes Alvia e Intercity tuviesen que parar en este momento en Plasencia, las circulaciones tendrían que llegar hasta allí y volver a retroceder para continuar, lo que incrementaría el tiempo de viaje total en 33 minutos, con el consiguiente perjuicio para los viajeros de Cáceres, Mérida y Badajoz (que concentran el grueso de la demanda en Extremadura)».

En esta línea, ha subrayado que el tren fue utilizado en Extremadura en 2021 por un total de 529.023 viajeros. Los viajeros de Plasencia fueron 47.247. «Llevar los trenes de Larga Distancia a Plasencia penalizaría, de esta forma, a la mayor parte de los viajeros de tren de la comunidad autónoma». Así las cosas, Renfe ha optado por «aumentar las circulaciones de Media Distancia en Plasencia y, por otra, y de acuerdo con las instituciones, por crear un nuevo servicio de enlace por carretera gratuito que comunica directamente la estación de Plasencia con la de Monfragüe-Plasencia, que sí contará con paradas de los trenes de Larga Distancia», ha explicado Renfe.

Igualmente, la nueva LAP Plasencia-Badajoz ha supuesto, adicionalmente, una reestructuración de todos los servicios que tienen como origen o destino las ciudades extremeñas. «El diseño de la línea ha aconsejado que Plasencia concentre toda su actividad ferroviaria en los trenes de Media Distancia y Regionales, con un aumento de la oferta hacia Sevilla, el resto de ciudades extremeñas y Madrid», ha argumentado este organismo.

Sin embargo, Renfe va a monitorizar todos los días la demanda de viajeros en la línea y la ocupación de los diferentes servicios. De esta manera, tendrá margen de maniobra para adaptarse de forma permanente el servicio a las necesidades de la población y ganar demanda y cuota, a la vez que mejora las conexiones y la movilidad de la población extremeña.

Con la nueva oferta global, Plasencia experimenta un importante cambio, tanto en número de servicios ferroviarios como por ahorro de tiempos de viaje. Asimismo, la nueva configuración de servicios permitirá recuperar el servicio vespertino Plasencia-Sevilla, suspendido desde 2012.

La oferta de servicios de Renfe, que gira en torno a la nueva línea, está conformada   a través de una malla de servicios que se convierten en enlaces desde las ciudades de origen hasta las estaciones de la nueva línea.

De esta forma, como se ha señalado anteriormente en el caso de Plasencia, la nueva línea beneficia de forma muy importante las comunicaciones de esta ciudad con el resto de Extremadura y, a través de enlaces en Monfragüe-Plasencia, con Madrid. Además, hay dispuestos nuevos enlaces desde Valencia de Alcántara, Aljucén, Montijo, Guadiana, Almendralejo, Villafranca de los Barros, Zafra, Llerena, Cabeza del Buey o Villanueva-Don Benito, por ejemplo, con las estaciones de la nueva línea más cercanas a estas población (Cáceres, Mérida y Badajoz).

Oferta prepandemia 

Por otra parte, Renfe ha destacado que con la nueva línea de altas prestaciones para comunicar el norte extremeño con Badajoz, Extremadura recupera la mayor parte de la oferta de servicios que tenían antes de la pandemia en el año 2019.

Así, Plasencia incrementa «de forma muy importante los servicios de Media Distancia y se mejoran los tiempos de viaje», así como los enlaces con la estación de Monfragüe-Plasencia.

Asimismo, Renfe comenzó el viernes la venta de billetes de larga distancia y la próxima semana pondrá a la venta los abonos y los trenes de los servicios de Media Distancia, que conforman gran parte de la movilidad en tren en las estaciones extremeñas, fundamentalmente en Plasencia, Monfragüe-Plasencia, Cáceres, Mérida y Badajoz.

La nueva línea de altas prestaciones construida por ADIF cuenta con un trazado de estructuras singulares, túneles y 28 viaductos (entre ellos, el de Almonte, uno de los puentes de hormigón con el arco ferroviario de mayor luz del mundo).

La línea que entra en servicio el día 19 de julio es sólo la Fase I (1.700 millones de inversión) de un proyecto mucho más amplio, que tendrá un alcance inversor total de 3.700 millones de euros. Asimismo, se llevará a cabo la electrificación del tramo actual (que acarreará, además, un aumento de la velocidad comercial) y la construcción de dos tramos más, Madrid-Oropesa y Talayuela-Plasencia, éste último ya en construcción.

Desde este momento, el objetivo de Renfe, como operador de la nueva línea, será obtener el máximo aprovechamiento de esa nueva infraestructura para toda Extremadura, tanto con los trenes de Media Distancia (servicio público subvencionado) como con los trenes de Servicios Comerciales (que no reciben subvención del Estado). Así, la empresa ya ha diseñado la oferta global de servicios directos y enlaces (incluyendo un enlace por autobús que ha creado la Junta de Extremadura entre las estaciones de Plasencia y Monfragüe-Plasencia).

De esta forma, el número de circulaciones semanales se incrementará desde el 19 de julio en un 17%, pasando de las 145 actuales (131 de servicio público y 14 de servicios comerciales) a 170 a partir del 19 de julio (144 de servicio público y 26 servicios comerciales).

FuenteEuropa Press/Avuelapluma

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí