El Ayuntamiento de Cáceres nos logra un acuerdo sobre la Cruz de los Caídos
Cruz de los Caídos en Cáceres. Europa Press.

El Ayuntamiento de Cáceres ha rechazado este jueves una moción para que el Consistorio apoye de manera institucional el mantenimiento de la Cruz de los Caídos en la plaza de América de la ciudad. La propuesta, que ha sido presentada por los concejales no adscritos Francisco Alcántara y Mar Díaz, no ha salido adelante por el voto de calidad del alcalde, Luis Salaya, ya que ha habido un empate a 12 concejales en la votación inicial.

Cabe destacar que la concejala del PP, María Guardiola, no ha asistido al Pleno, por lo que la moción ha conseguido los votos de los seis concejales presentes del PP, los tres de Ciudadanos (Cs) y los tres concejales no adscritos, mientras que PSOE (9 concejales) y Unidas Podemos (3) han votado en contra.

La moción presentada por Alcántara y Díaz pretendía poner de manifiesto un compromiso institucional al Ayuntamiento para que “se evite, por todos los medios políticos, jurídicos y técnicos que estén a su alcance, su traslado o desmantelamiento”.

Así, Alcántara ha recordado que La Cruz fue construida en mayo de 1938 en memoria de los caídos del bando ganador de la Guerra Civil, pero en 1986, siendo alcalde el socialista Juan Iglesias Marcelo, se colocó una nueva placa en su base, “amparando, recordando y haciendo honor a todos los que dieron su vida por España”, con la idea de promover “un espíritu conciliador”.

Posteriormente, se retomó el debate sobre la Cruz de los Caídos en 2007, con la aparición de la Ley de Memoria Histórica y, en 2019, con la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Extremadura. Hay que mencionar que el informe de un comité de expertos incluía la Cruz entre los monumentos “conmemorativos de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar de 1936 y del franquismo”.

“Cáceres debe mantener la Cruz donde está al formar parte del sentir colectivo de los cacereños y nadie tiene derecho a privarnos de nuestros sentimientos”, ha sentenciado Alcántara en su intervención.

El portavoz del PP, Rafael Mateos, por su lado, ha remarcado que su grupo no apoya “ni la retirada ni el traslado” de la Cruz de los Caídos porque “no es prioritario” ni es el sentir de “una inmensa mayoría de los cacereños” y “no existe una demanda social” sobre este asunto. “Es un punto de encuentro y los cacereños no ven una connotación franquista en ella porque forma parte de nuestra geografía urbana”, ha indicado.

La portavoz de Ciudadanos (Cs), Raquel Preciados, ha realizado un revisión desde el punto de vista histórico de este tipo de cruces, que se erigieron en toda España tras la Guerra Civil y ha recordado que la Cruz de los Caídos de Cáceres, es un monumento protegido y es responsabilidad del ayuntamiento “velar por su conservación”, por lo que no tiene cabida una demolición o un traslado, que sería muy costoso, y, además “el tema no es prioritario ahora”.

Referendum

El concejal no adscrito Teófilo Amores, por su parte, ha pedido un referendum a nivel municipal entre los cacereños para saber qué consideran sobre si mantener o no La Cruz en la misma ubicación.

Entre los que han votado en contra de la moción, el concejal de Unidas Podemos, Raúl Martín, quien ha relatado las diferentes leyes, nacional y regional, de memoria histórica, y ha recordado el acuerdo local del Pleno de 16 de diciembre de 2004 que se aprobó una remodelación integral de la plaza de América que incluía el traslado de la Cruz al cementerio. En este sentido, ha insistido en que lo que hay que hacer “es cumplir la ley” porque si se adopta un acuerdo contrario a la ley se estaría prevaricando.

El concejal de Urbanismo, José Ramón Bello, del PSOE, ha explicado que la presentación de esta moción de este tipo no es oportuna dada la situación epidemiológica de la región, con 1.269 víctimas mortales en total. Por tanto, considera que ahora lo importante es solventar la crisis sanitaria, social y económica.

Sin embargo, ha puesto de manifiesto que hay un informe realizado por un comité de expertos que recoge que la Cruz es un símbolo franquista y se aplicará la ley, cuando sea el momento oportuno. “Hay tiempo para todo pero un momento para cada cosa”, ha sentenciado, en alusión a que ahora la retirada de la Cruz no es la prioridad en la ciudad debido a la crisis socio económica que se ha derivado de la pandemia. Según el comité de expertos, la retirada del monumento costaría entre 20.000 y 30.000 euros, según se decidiera trasladarla o derribarla

Este debate la calle ha llegado al Pleno que ha contado con las intervenciones de Mercedes Serrano Leal y Antonio Manuel Hurtado Sanchez, defendiendo el mantenimiento del monumento por entender que se trata de un símbolo de ambos bandos y se ha puesto como ejemplo, que cuando se ha cambiado el nombre de la avenida Primo de Rivera no se ha derruido la calle, sino que simplemente se ha modificado su denominación.

Antes de levantar la sesión, el alcalde ha querido subrayar que que se trata de un tema “sensible” y “que no va a terminar hoy”, aunque sí ha aclarado que el fondo no trata de un asunto religioso, en alusión al símbolo cristiano del monumento, sino político.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here