Una mujer que necesita formación para trabajar y ser independiente, ayuda para pagar el alquiler o la hipoteca y tiene entre 30 y 39 años es el perfil medio de una mujer víctima de la violencia de género en Extremadura.

En total, el pasado año 2018 un total de 140 mujeres recibieron ayudas de la Junta de Extremadura a las víctimas de la violencia de género, que han supuesto 349.652,93 euros. Fueron convocadas en agosto y se regulan a través del Decreto 97/ 2018.

Así lo explicó la directora general del Instituto de la Mujer de Extremadura (IMEX), Elisa Barrientos, en una comparecencia en la Comisión de Cultura, Igualdad, Juventud y Deportes de la Asamblea. En ella, Barrientos informó sobre a qué se han destinado las ayudas destinadas a las mujeres víctimas de violencia de género. Hay que decir que la Consejería de Cultura e Igualdad es la que convoca las citadas ayudas con el objetivo de asegurar una respuesta ágil e inmediata a las mujeres que sufren esta lacra social.

El decreto de 2018

Elisa Barrientos ha puesto en valor el decreto de 2018 que las ayudas a las mujeres víctimas de violencia de género, haciendo una comparación con la anterior legislación de 2014. Así, la directora del IMEX, se ha mostrado contundente a la hora de asegurar que actualmente se fijan los ingresos en 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Asimismo, se recoge la posibilidad de que estas ayudas se puedan solicitar hasta tres veces frente a los 9 meses de máximo para acceder a la percepción que establecía el anterior decreto.

Elisa Barrientos ha recordado también que en esta convocatoria se ha agotado todo el crédito disponible, mientras que en la de 2015 quedaron 565.000 euros pendientes para ayudar a las víctimas de violencia género.

La directora del IMEX ha explicado que una vez aprobados los Presupuestos Generales de Extremadura (PGEX), ya se está trabajando desde su departamento para publicar lo antes posible la nueva convocatoria de ayudas. Se tiene previsto destinar como mínimo 500.000 euros de los 6.909.000 euros establecidos en los PGEX para partidas cuya función sea la de intervenir, prevenir y erradicar la violencia de género.

Autonomía personal y empoderamiento

Las mujeres necesitan cubrir sus gastos para el acceso a los recursos de atención integral así como los gastos de autonomía personal.

Por tanto, un 25% de las cantidades concedidas se han destinado a gastos para la capacitación profesional, según ha detallado Elisa Barrientos y un 38% de las ayudas se han ido a parar a gastos de fianza, alquiler o hipotecas.

Gracias a estas subvenciones se cubren también los gastos para el acceso a los recursos de atención integral de las solicitantes, como por ejemplo, los gastos de desplazamiento a los servicios de la Red Extremeña de Atención a Víctimas de Violencia de Género, gastos de atención especializada o gastos sanitarios que no cubre el sistema público de salud.

Por último, también se destinan recursos a gastos básicos para una vida digna como son el consumo de luz agua y gas; de acomodación de la vivienda; la conciliación para el cuidado de personas dependientes además de la capacitación profesional con acciones formativas para fomentar el empleo y el empleo autónomo.

En palabras de Elisa Barrientos, estas ayudas sirven para “facilitar la recuperación integral” de estas mujeres y apoyar “el inicio de una vida independiente que les permita superar el círculo de la violencia”. Asimismo, ha puesto en valor la labor de los profesionales de la Red Extremeña de Atención a las Víctimas y la Red de Oficinas de Igualdad y Violencia de Género que, según la directora del IMEX, han logrado “estar cerca de ellas y responder a sus necesidades, siendo tremendamente ágiles en la gestión de estas ayudas”, ha sentenciado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here