El 8% de los extremeños ha pasado el Covid-19, según el Estudio de Seroprevalencia
Prevalencia estimada de anticuerpos frente al coronavirus en España por grupos de edad y sexo. EPDATA.

Un 8% de la población extremeña ha pasado el Covid-19 y ha desarrollado anticuerpos, según dice la cuarta ronda del ‘Estudio Nacional de Seroprevalencia ENE-COVID’, que fue presentada ayer martes en rueda de prensa y elaborada por el Ministerio Sanidad, junto al Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), el Instituto Nacional de Estadística (INE) y con la colaboración de las comunidades autónomas.

Este porcentaje de Extremadura revela que está casi dos puntos por debajo de la media nacional, que es del 9,9%, y es casi cinco puntos superior al resultado de la tercera ronda del estudio, cuando el porcentaje era del 3,1% en Extremadura.

Provincias

Con respecto a las provincias, los datos de seroprevalencia muestran que la de Cáceres cuenta con mayor porcentaje de población que ha sufrido la Covid-19, con una cifra que alcanza el 10,4%, cuando en la tercera oleada era del 3,9 por ciento.

Por contra, en la de Badajoz este porcentaje baja al 6,5% en cuarta oleada, cuando en la pasada ronda del estudio el porcentaje era del 2,7 por ciento.

Datos nacionales

Un 9,9% de la población española ha pasado el COVID-19 y ha desarrollado anticuerpos IgG, lo que se traduce en un total de 4,7 millones de personas.

La tercera ola del estudio, realizada hasta julio, concluyó que el 5,2% de los españoles tenía anticuerpos IgG, es decir, poco más de 2 millones de personas.

Los resultados dados a conocer este martes, por tanto, señalan que entre julio y noviembre, dentro de la segunda ola, se han contagiado aproximadamente el mismo número de personas en España que en la primera ola, según ha indicado la directora del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), Raquel Yotti.

En esta cuarta ronda apenas hay diferencias en la seroprevalencia entre hombres y mujeres. Tanto en prevalencia actual como global, los porcentajes son menores entre los niños menores de 10 años, y muy similares en los demás rangos de edad.

No obstante, se observa que en “aproximadamente el 60 por ciento de los casos”, de acuerdo con las cifras que desveló Yotti, mientras que en la primera fue del 10 por ciento, gracias a “un incremento muy importante en las técnicas diagnósticas en todo el país”.

Yotti ha remarcado que estas estimaciones todavía deben confirmarse, trasladarse a la realidad de cada comunidad autónoma y estudiarse considerando otros factores que trascienden al estudio de seroprevalencia, como el porcentaje de casos en población institucionalizada (como residencias).

Con datos de la segunda quincena de noviembre, el porcentaje de personas que actualmente tienen anticuerpos IgG está en un 7,1%, según ha desgranado la directora del Centro Nacional de Epidemiología (CNE), Marina Pollán.

La diferencia entre el 9,9% de prevalencia global y el 7,1% de la actual “no significa” que esas personas hayan perdido los anticuerpos contra el virus, y por tanto no estén protegidas en cierto sentido, sino que “no tienen niveles suficientemente altos para que el test rápido de anticuerpos dé positivo”.

Los estudios de laboratorio que se están llevando a cabo estos días en el CNE, con varias técnicas serológicas de alto rendimiento, permitirán analizar si la diferencia entre la prevalencia global y la prevalencia actual está ligada a la duración de la inmunidad o a otros factores relacionados con las técnicas utilizadas para la medición de anticuerpos.

Más de 50.000 participantes  

El número de participantes en esta cuarta ronda ha sido de 51.409 personas, el 53% de quienes fueron contactados. Este número es “algo inferior” a la de las tres primeras rondas, pero “sigue siendo excelente y más que suficiente para la representatividad del estudio”, ha argumentado el secretario general de Salud Digital, Información e Innovación del SNS del Ministerio de Sanidad, Alfredo González, quien ha explicado también que, en cualquier caso, son “muy superiores” a los de estudios similares en nuestro entorno.

En esta cuarta ronda, el trabajo de campo del estudio se ha realizado entre el 16 y 29 de noviembre, ha contado con la participación de más de 1.500 centros de salud y 4.000 profesionales sanitarios. Los resultados publicados se ajustan a los resultados de los test rápidos de anticuerpos, mientras que “en las próximas semanas” se presentarán “análisis más detallados” con las pruebas realizadas en laboratorio.

Cabe destacar, que ya está confirmada la realización de una quinta ronda, aunque Yotti ha puntualizado que no hay una “fecha cerrada”, porque tiene que adaptarse a las condiciones epidemiológicas y a la campaña de vacunación, que seguramente empezará en la última semana del año o la primera de 2021. Originalmente, se preveía realizar la quinta tanda de pruebas de anticuerpos en febrero y la sexta en abril.

Diferencias entre Comunidades Autónomas

Como ya ocurrió en las rondas anteriores, hay una importante variabilidad geográfica en los resultados: mientras en el núcleo central de la península la prevalencia global se acerca e incluso supera el 15 por ciento, hay otras provincias en las que la seroprevalencia no llega al 5%. Así, hay tres provincias con una prevalencia por encima del 18 por ciento (Cuenca, Soria y Comunidad de Madrid), mientras que siete se encuentran por debajo del 5 por ciento: Canarias, Lugo, Pontevedra, A Coruña, Valencia, Huelva y Córdoba.

No obstante, y a pesar de la mayor prevalencia de personas con anticuerpos en Cuenca, Soria y Madrid, la directora del Centro Nacional de Epidemiología rechaza de pleno que estas provincias tengan algún tipo de inmunidad de grupo que permita relajar las restricciones. “Las estimaciones más bajas que se han hecho para alcanzar la inmunidad de rebaño están en torno al 40 por ciento. El hecho de haber alcanzado esa seroprevalencia no significa que las medidas de contención no sean aplicables a estas zonas”, ha defendido.

Sin embargo, en comparación con las tres primeras rondas, en la cuarta se ha observado una mayor dispersión del Covid-19 por la geografía española. La proporción de personas con anticuerpos IgG es mayor en residentes de grandes ciudades (más de 100.000 habitantes), está situada en estas localizaciones en un 8,3% actualmente y en un 11,6 por ciento desde que comenzó la pandemia.

Profesionales de la sanidad y cuidadoras, las personas más afectadas

El personal sanitario (16,8%) y las mujeres que cuidan a dependientes en el domicilio (16,3%) presentan las cifras más altas de prevalencia global, a tenor de los resultados de la cuarta ronda de seroprevalencia. También es notablemente mayor en las empleadas domésticas (13,9%) y en mujeres trabajadoras del sector sociosanitario (13,1%).

De la misma manera, las personas que en algún momento han convivido con un caso confirmado presentan una prevalencia de anticuerpos IgG del 31% en esta cuarta ronda, y es menor (13%) en las personas que han tenido contacto con un caso confirmado no conviviente (persona familiar o amiga). Asimismo, se ha identificado que las personas que no tienen nacionalidad española tienen una prevalencia mayor, en torno al 13%, que “puede estar relacionada con el trabajo que realizan o sus condiciones de vida”, ha argumentado Pollán.

El porcentaje de personas que dieron negativo en la primera fase del estudio que ahora tienen anticuerpos (lo que se conoce como tasa de seroconversión) es de un 3,8%, un porcentaje mayor que el 0,7-0,9% detectado en las primeras rondas. “Toda la movilidad que hemos tenido en verano y otoño se refelja en esta mayor tasa”, ha detallado Pollán.

De igual forma, el porcentaje de personas asintomáticas durante las 4 rondas que tiene anticuerpos IgG se sitúa en un 3,3%, mientras que en las rondas anteriores se mantuvo entre un 2,5 y un 2,8 por ciento.

El porcentaje de asintomáticos en relación con el total de positivos se estima en torno al 30%.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here