La bruja Circe

«¡Cuando todo duele, el dolor no está en el cuerpo, está en el alma!» Son procesos de los que muchas veces, ignoramos el porque y es cada uno de nosotros el que ha de buscar la respuesta y así encaminarse a su sanación, pero hay ayudas que nos alivian y nos permiten un poco de equilibrio.

Hablo de las hierbas que la madre naturaleza nos ofrece y aunque hoy tenemos muchos tratamientos, para el dolor del alma en las culturas antiguas se usaban, cada día y se dice que son muy elegantes.

Romero, por falta de alegría. Se asegura que los faraones egipcios hacían poner sobre su tumba un ramillete de romero para perfumar su viaje al país de los muertos. Griegos y romanos lo consideraban símbolo de la regeneración. Los árabes lo suponían capaz de repeler las plagas y formaba parte de sus jardines. En el Renacimiento se utilizaba para elaborar la famosa agua de la reina de Hungría y también se quemaba en los hospitales franceses para combatir las epidemias.

Manzanilla, para diluir el dolor; y equilibrar el estómago.

Menta, para hablar y sacar el nudo de la garganta; Se usan en Chicles, caramelos, cócteles, helados, aceites, dulces, salsas… La menta se ha convertido con el paso de los años en uno de los aderezos más especiales; Lavanda, para aliviar el dolor; sus propiedades antibacterianas, en aroma terapia, jabones e incluso flores frescas en los baños.

Malva, para curar las heridas más profundas; aunque también se usan por sus propiedades emolientes que suavizan las mucosas respiratorias y reducen la inflamación y en afecciones del aparato digestivo, el estreñimiento o un estómago irritado.

Basil, para escuchar tu propia voz; es un condimento aromático muy preciado en la cocina, de sabor dulce, aroma cálido y color verde brillante. de las preparaciones.

Rosas para recuperar el brillo de la vida. Se usan en baños y aromas, las hojas frescas en los rituales de amor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here