Mel_Gibson_La_pasi_n_de_Cristo

La pasión de Cristo, a través de los ojos sádicos de Mel Gibson, o el poderío visual de Kurosawa en “Yojimbo”, entre las proyecciones de marzo

La Filmoteca de Extremadura aprovecha estas fechas próximas a los fastos de Semana Santa para proyectar una película de cine ‘porno’. No es un porno al uso, como al que casi cualquiera tiene acceso en la red, sino un porno más espiritual, donde el sadismo y la religión se dan la mano en una comunión de relumbrón para escenificar la pasión de Cristo. Morbo y sagradas escrituras, se entrelazan en la cinta de Mel Gibson “La pasión de Cristo”, que posee una factura espectacular y unos intérpretes entregados, al servicio de una historia trillada que si fuera de ciencia ficción, pues lo mismo tendría más credibilidad.

Porque, aparte de la consabida resurrección de Jesús (Dreyer, un maestro, también resucitó a un muerto en “Ordet” y a nadie le chirría), pues no se explica que una persona pueda perder tanta sangre durante tantas horas y seguir vivo…

El sadismo de Gibson se hizo patente casi al mismo tiempo que su antisemitismo. Otra excentricidad de la película es que está hablada en latín, y aquí los mafiosos del doblaje pues no pudieron hacer otra cosa que tragar y permitir el estreno mundial de la cinta en lenguas muertas. Y oye, el público respondió, porque la cinta recaudó $622M en la taquilla mundial, para un presupuesto normalito de apenas $25M. Es decir, pelotazo para Gibson que se forró gracias a un libro del que ni siquiera tuvo que pagar derechos de autor. Olé.

Yo para ver gore, pues me pongo una de la saga “SAW” y me quedo más a gusto, antes de enchufarme este ‘histórico’ episodio de la pasión de un hombre de madre virgen y padre paloma, que bastante tenía ya él con su misteriosa procedencia, como para encima querer erigirse como salvador de la humanidad. Eso sí, su puesta en escena es gloriosa; pero esa pericia técnica respira mejor en “Apocalypto”, la segunda incursión de Gibson en la dirección, donde también hay escenas retorcidas de sangre, sacrificios y muerte, pero todo con un poco más de precisión histórica.

A la cinta de Gibson se le presupone mucho estudio previo sobre los últimos días de Cristo, pero luego vemos escenas como la subida a la cruz donde los clavos se le insertan en las manos, cuando tenía que ser en las muñecas, porque si no la mano se desgarraría. Es decir, rigor sí, pero para lo que a mí me interesa… Hasta “La vida de Brian” de los Monty Python atesora más rigor que este engendro de marketing diabólico.

Imprescindibles

Entre los títulos imprescindibles de este mes, hay uno que destaca por encima, sobre todo por su impresionante belleza y poder visual, que merece la pena disfrutarse en pantalla grande: “Yojimbo” del gran Kurosawa. Si no sabes quién era Kurosawa pero conoces a Ylenia de GH VIP, pues a lo mejor te lo tienes que hacer mirar…

“Yojimbo” es una de las mejores películas de samuráis de la historia del cine. En el siglo XIX, en un Japón todavía feudal, un samurái llega a un poblado, donde dos bandas de mercenarios luchan entre sí por el control del territorio. Muy pronto el recién llegado da muestras de ser un guerrero invencible, por lo que los jefes de las dos bandas intentan contratar sus servicios.

Kurosawa, emperador cinematográfico por derecho propio, afiló su katana para ilustrar esta historia de un samurái mercenario, que lleva su sello inconfundible en un metraje en el que flota la futilidad del ser humano y la decadencia, en este caso, de la era feudal.

Otros ciclos

‘Cine europeo en versión original’, ‘Cine en femenino’, ‘La no ficción’ unido esta vez al ciclo ‘Cine de Archivo’, ‘Cine y Magia’, ‘El nuevo cine español’, ‘Uno de los nuestros’ junto a ‘Los Cortos del Mes’, ‘Cine y Universidad de Mayores’, y ‘Cine y Escuela’ son otros de los ciclos que configuran la programación de la Filmoteca en este mes de marzo.

Además de la mencionada “Yojimbo”, el ciclo ‘Los imprescindibles de la filmoteca’ estará formado por otras tres películas en versión original con subtítulos en español. Así, la primera de ellas será la francesa de 1934 “L’Atalante” del director Jean Vigo que se proyectará el jueves día 12 a las 18.00, 20.15 y 22.30 horas en Badajoz.

El segundo film del ciclo es la estadounidense de 1985 “El Jinete Pálido” dirigida por Clint Eastwood, un western que se proyectará en martes día 10 a las 20.30 horas en la sede de Cáceres, y el jueves día 5 a las 18.00, 20.15 y 22.30 horas en Badajoz.

El ciclo concluirá con la película española de 1944 “El Clavo” de Rafael Gil.

Eduardo Villanueva /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here