CarlosCriado

La exposición ‘Solos’ del fotógrafo cacereño Carlos Criado amplía su plazo y podrá contemplarse hasta el 17 de noviembre, en ‘Las paredes del Gran Café’. La muestra consta de 17 fotografías, donde la naturaleza personifica la soledad a través de árboles aislados en diferentes paisajes.

¿Por qué elegiste esta temática de aislar árboles? ¿Qué buscas transmitir?

Esto es el inicio de un proyecto fotográfico. El hecho de fotografiar árboles solitarios representa mi forma de ver, de sentir… Todos nos sentimos solos en más de una ocasión, y esa soledad desde un punto de vista fotográfico la podemos mostrar a través de estas imágenes. Muchas veces mis fotografías surgen a raíz de mi estado de ánimo. En cualquier caso, estos árboles que retrato no están solos, porque siempre hay vida a su alrededor; la vida que proyecta la naturaleza. De esta forma, nuestra soledad también puede estar provocada por nosotros mismos, porque siempre estamos rodeados de gente y elementos.

¿Cuáles son tus influencias y las técnicas que utilizas?

Para mí es importante tener claro que antes de disparar hay que retener el impulso, es decir, retener nuestras emociones durante unos segundos para analizar la fotografía, para determinar la mejor composición, la mejor luz, el mejor encuadre… Lo que hago es disfrutar de ese momento, reteniendo ese impulso, analizar todos los parámetros y buscar el mejor encuadre, antes de disparar

En ‘Solos’, todo es fotografía digital e impresión en papel RC. Es pura fotografía en esta ocasión; no son obras no tan pictóricas como en otras exposiciones, aunque me encantaría que mi obra fuese más pictórica que fotográfica…

<blockquote>“La calidad y la exigencia con la fotografìa han descendido mucho en la sociedad actual”</blockquote>

En cuanto a las referencias…

Yo me nutro de toda clase de autores. No soy autodidacta, pero tampoco sigo la línea de ningún autor. Aunque hay algo que sí caracteriza mis imágenes y es que siempre procuro sacar la belleza de lo que yo observo, de aquellos elementos que me voy encontrando en el camino, en mis viajes. A partir de aquí analizo la composición, el equilibrio de las masas, que es muy importante. Los 25 años de experiencia y de visión fotográfica me han aportado la capacidad de aprender a ver la luz y equilibrar las masas (que la composición de la imagen esté equilibrada visualmente).

¿Algún proyecto en el que trabajes actualmente?

Estoy muy involucrado en un proyecto que se llama ‘Ver y conocer Extremadura’. Es un portal de promoción turística y una web social, que lo que pretende es promocionar la región a través de las fotografías de los usuarios. Es una web abierta a cualquier profesional o aficionado que quiera compartir sus imágenes. Pero además, se trata de una herramienta de geoposicionamiento, porque ayuda al usuario a saber en qué lugar se ha realizado cada fotografía, indicando al visitante dónde puede comer, dormir, qué visitar, cerca de la imagen que haya captado su atención.

 ¿Cómo evalúas el estado de salud de la profesión?

Es un sector que está muy jodido por la crisis y por la revolución digital. Desde que llegó la tecnología digital, la fotografía está alcance de casi toda la sociedad y esto ha suplido el conocimiento en imagen que tiene un profesional. Si tú te compras una cámara de 300 euros y la pones en automático, te saldrán fotos técnicamente correctas, pero eso conlleva que la calidad fotográfica haya descendido y también la exigencia del receptor. Todo el mundo hace fotos con sus cámaras digitales y sus ‘smartphones’ y nos hemos habituado a ver fotos de mala calidad, como si fuese algo normal, incluido en el ámbito de la prensa y las revistas. Ahora se considera que cualquier persona puede ser fotógrafo, se desdeña ese trabajo, como si no tuviera valor…

Eduardo Villanueva/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here