Un tajo rápido Alejandro Amelivia García

Entrevistamos a Alejandro Amelivia García, ganador del Premio de Cuentos ‘Ciudad de Coria’, organizado por Diputación de Cáceres, sobre la importancia del relato corto en la literatura así como de las emociones humanas

¿Qué supone para ti recibir el premio de Cuentos ‘Ciudad de Coria’, de Diputación de Cáceres, con ‘Un tajo rápido’?

Sobre todo es una validación, una palmada en la espalda de un buen amigo que me dice: «adelante, vas por el buen camino». El mercado editorial solo bendice a unos pocos autores y autoras de un género muy concreto, la novela, y no siempre el que más vende es por méritos literarios. Los autores que nos dedicamos al resto de géneros o que no hemos encontrado nuestro momento de fama tenemos los premios literarios como única manera de saber de vez en cuando que estamos haciendo bien las cosas.

Agradezco de corazón a la Diputación de Cáceres que premie a autores y autoras de tantos géneros (relato, micro, ensayo periodístico, poesía) y de una forma limpia y basada en los méritos de la obra exclusivamente.

Háblame acerca del proceso creativo de ‘Un tajo rápido’

La semilla de cada cuento siempre es muy pequeña. Una sensación, un sentimiento, una reacción que veo en alguien, una imagen, una actitud. Doy vueltas a esa semilla mucho tiempo, meses, mientras sigo con mi vida o escribo otras cosas. En un momento dado, me decido a plantarla. Mi proceso creativo no es exuberante, los relatos no nacen tal cual, sino que es más bien austero y trabajoso; trato de definir al protagonista y su actitud ante la vida, le añado una localización que pueda ser sugerente, algún personaje para acompañarle en su camino, busco símbolos… en general, trato de ir juntando ladrillos que a veces son unos redondos y otros cuadrados, pero cuando el conjunto se mantiene a mí me parece que tiene una extraña y distinta belleza. En ese momento siento alivio y mucha satisfacción por el esfuerzo realizado.

 

¿Por qué te has decantado por escribir en formato breve de 9 cuentos?

El relato corto me interesa porque me permite explorar un sentimiento, una sensación o una condición humana de forma intensa pero durante un período corto de tiempo; puedo estar muy comprometido con el relato que tengo entre manos durante, por ejemplo, un mes; reflexionar, profundizar, escribir, corregir y entonces desurdirme y hasta dentro de tres meses no volver a complicarme la vida con otro relato.

Hablas de distopía, amor, adicciones, desamor… ¿es ‘Un tajo rápido’ una especie de retrato generacional?

Trata de ser más bien un retrato humano. No busco sacar una foto estática, mis relatos no existen en un lugar y en un tiempo concretos. Son sentimientos universales. Supongo que si alguien se pone a analizar algún relato, llegaría a la conclusión de que puede haber sucedido hoy mismo o hace cincuenta años. En el fondo, aunque nuestras circunstancias, tecnología y medios cambien cada día, nosotros seguimos siendo las mismas personas con los mismos miedos.

En cuanto a la localización, ahí sí lo tengo más claro; mis relatos suceden en las películas americanas.

¿Dónde podemos encontrar tu obra?

Un tajo rápido será editado y publicado por la Diputación de Cáceres, así que tendrá la distribución que den a sus publicaciones.

Mi anterior libro de relatos se titula Como meteoritos y fue publicado por Talentura editorial. Fue finalista al XIII premio Setenil al mejor libro de cuentos publicado en España. Se puede encargar en cualquier librería, en la página de la editorial (aquí) o en Amazon.

 Para terminar, ¿me adelantas algo de tus próximos proyectos?

Tengo algunos relatos en el cajón, una buena colección de semillas para plantar cuando vea que les llega el momento y una novela que siempre va por el capítulo 9, hasta que decido volver atrás para reescribir desde el 6. Mi proyecto principal siempre es sacar más tiempo para escribir

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí