Diputación de Cáceres en Fitur 2019
Diputación de Cáceres en Fitur 2019

La provincia de Cáceres presentó su oferta turística en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) en Madrid. Este año se ha hecho hincapié en difundir catorce destinos de turismo sostenible. Este proyecto se ha podido llevar a cabo gracias a los planes territoriales que ha desarrollado la Diputación de Cáceres en cada comarca para resaltar el paisaje natural, el patrimonio, la gastronomía o la cultura como protagonistas.

Así, se ha trabajado en un plan de márketing para hacer visibles estos destinos. Desde este plan se han potenciado para el turismo los embalses de interior, además de los senderos naturales para cicloturistas o senderistas y un proyecto llamado ‘Los caminos y destinos de San Pedro de Alcántara’, relacionado al turismo espiritual.

La presidenta de Diputación, Rosario Cordero, y el diputado de Desarrollo y Turismo Sostenible, Fernando Grande Cano, explicaron los detalles de este plan y han subrayado que se continúa trabajando en potenciar los kilómetros de costa dulce, las carreteras verdes y que se están dando los primeros pasos de una ruta con los trece espacios, entre ermitas y conventos, que están relacionados con San Pedro de Alcántara y que se vincula con el concepto de ‘mindfulness’.

La Diputación de Cáceres pretende resaltar el paisaje natural, la gastronomía y la cultura de cada comarca

Cabe destacar, que en estos planes han participado también los ayuntamientos, las mancomunidades, los Grupos de Acción Local, los empresarios, las asociaciones comarcales y los agentes sociales.

Catorce destinos para disfrutar

En la comarca de Trasierra-Tierras de Granadilla, se hace una apuesta por el deportivo y activo en la naturaleza gracias a que en el embalse de Gabriel y Galán se pueden practicar deportes acuáticos. En este sentido, se están mejorando las instalaciones.

En el Valle del Ambroz se hace hincapié en el concepto de ‘biodiversidad habitable’. Esto quiere decir que el carácter de este territorio se ha forjado con pequeñas poblaciones que habitan en el medio natural en armonía. En el Valle del Alagón el esfuerzo se centra en el propio el río Alagón y en poner en valor los conceptos de “dehesa y agua”.

Respecto a la comarca Tajo-Salor-Almonte, se ensalza, como es natural, el embalse de Alcántara, el Monumento Natural de los Barruecos, el tesoro de los Tartesos de Aliseda, los caballos de Arroyo de la Luz, la plaza porticada de Garrovillas de Alconétar, etc. Si se mira al norte de la provincia, se sigue apostando por el encanto de Las Hurdes, que se presentan como “uno de los lugares más singulares y atractivos para el turismo rural, donde se dan la mano raíz y autenticidad”.

En Sierra de Montánchez y Tamuja se potencia el “paisaje gastronómico” de los productos ibéricos , la dehesa de encinas y alcornoques sin olvidar los bosques de castaños y robles.

Uno de los platos fuertes de la provincia es la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, en el que se encuadra el Parque Nacional y sus alrededores. Ahora se está trabajando en potenciar nuevos atractivos como son la navegación y deportes acuáticos, así como con los ya consolidados como el senderismo, el birding, el cicloturismo, el astroturismo, el geoturismo, la trashumancia, o el arte rupestre.

En Campo Arañuelo se quiere explotar su situación privilegiada. En lo que concierne a la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo-Tejo Internacional, se colabora junto a doce freguesías portuguesas para potenciar el patrimonio natural y cultural, cuyos hilos conductores son el río Tajo y el Parque Tajo Internacional, con una gran variedad paisajística.

En la comarca de Miajadas-Trujillo se están sentando las bases de la creación del ‘Corredor Ecocultural Tierras de Descubrimientos’, y en el Valle del Jerte, se apuesta por la naturaleza, tomando a las famosas cerezas como referencia agroalimentaria, cultural y de marca.

Como es natural, hay que poner también el acento en el Geoparque Mundial de la Unesco Villuercas-Ibores-Jara en cuanto a su riqueza geológica y también natural con siete Zonas de Especial Protección de Aves, árboles singulares y Lugares de Importancia Comunitaria. Sin olvidar por supuesto el patrimonio cultural, con sus fiestas tradicionales, minas, pinturas rupestres, castros vetones, castillos árabes, arquitectura tradicional o el Monasterio de Guadalupe.

Por último, en la Sierra de Gata se ponen en valor los paisajes de sus 5 valles, además de su espléndido patrimonio cultural, arquitectónico o gastronómico. Esta comarca se ha declarado Parque Cultural, con el fin de llevar a cabo acciones de conservación, de intervención científica, social y educativa y de desarrollo económico sostenible.

Otras actuaciones
A estos catorce planes territoriales concretos, se unen la creación de la Red de Centros de Interpretación, el Programa Rehabilita para la recuperación del patrimonio rural, o los convenios firmados con las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) e Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) para difundir la gastronomía.
También existen convenios con la Red de Artesanía de Extremadura, los programas Cultura Crea Turismo o Activa Cultura, el diseño de los circuitos deportivos, el desarrollo del programa Turismo Senior Saludable o la colaboración que se está manteniendo con Turespaña en para buscar nuevos mercados y del que se están estableciendo contactos con Corea, Japón y, próximamente, con China.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here