MENU

WILLY WITNESS: 10 Paisajes imprescindibles en un viaje a Cáceres

cartela-18

Si hablamos de paisajes cacereños, rápidamente nos vienen a la mente instantáneas de los bellos cerezos en flor del Jerte. Pero si obviamos algunas de las estampas más populares de la región extremeña (como es el caso del monumental puente romano de Alcántara), precisamente por eso, porque –más allá de su innegable valor estético y patrimonial– son las que todo el mundo conoce, entonces podrás descubrir un mosaico de imágenes inauditas en la provincia de Cáceres, que se te quedarán grabadas en la retina y que son el resultado de la interacción entre el hombre y la naturaleza a través de los siglos.

 

Un cancho ancestralel-canchal-de-los-ojos

El canchal de los ojos, también conocido como Peña Buraca, es uno de esos lugares recónditos y fascinantes que ofrece la Extremadura más desconocida. Es un cancho ancestral, que desafía el paso del tiempo y que está ligado a un santuario prehistórico. Se ubica en el término municipal de Alcántara y se puede llegar a este lugar a través de la localidad de Piedras Albas. No solo el canchal es un lugar poderosamente mágico, sino que a su alrededor se encuentran restos y tumbas antropomórficas que desvelan este lugar como un auténtico enigma arqueológico.

Castro celta y castaños milenarios

Los-Riscos-de-Villavieja-

Los Riscos de Villavieja (antiguo Castro Celta) y la Ruta de los Castaños Milenarios son dos de los recorridos más destacados para perderse en el entramado natural que despliega la zona serrana de Casas del Castañar. En concreto, el Castro Celta, situado justamente en la confluencia de los términos municipales de Casas del Castañar, Plasencia y Gargüera, ofrece al viajero un enclave espectacular donde avistar aves rapaces y deleitarse con las vistas únicas del Valle del Jerte. Apurando el otoño y sus colores volubles, no podemos dejar de admirar los castaños milenarios de esta zona, uno de los árboles que mejor simbolizan el cambio estacional.

Castaño-escondelobos

La mayor parte de los castaños impresionantes que esconde esta zona (como el de Escondelobos, con 10 metros de perímetro y 700 años de vida, no había nacido ni Cristóbal Colón…) podemos avistarlos en la Ruta de los Castaños Milenarios.

Castaños-de-Calabazas-castañar-de-ibar

Sin olvidarnos de los los Castaños de Calabazas (hasta 17) que se yerguen enormes junto a la Garganta de las Calabazas, cerca de Castañar de Ibor, en el mágico paraje de las Villuercas-Ibores-Jara.

El Stonehenge extremeño

dolmenes-Stonehenge-

Para un británico como yo el Stonehenge es el conjunto megalítico por excelencia, pero los 48 dólmenes ubicados en el término municipal de Valencia de Alcántara también suponen un conjunto relevante de la cultura megalítica de España y de Europa. Un auténtico paseo por la prehistoria de Extremadura.

Arquitectura negra

hurdes

Solo hay un lugar donde las piedras confluyen hasta confundirse con el paisaje. Y ese espacio lo conforman las alquerías de Las Hurdes. Un lugar ancestral, que alberga un increíble conjunto de arquitectura negra; muy singular y muy bien conservado, con casas construidas de pizarra, esquisto, barro y madera que se despliegan a través de estrechas callejuelas en apariencia desiertas.

Chafurdones, ‘los abuelos’ y molinos

chafurdon

Una estampa típica de Sierra de Gata, donde el paisaje es sin duda uno de los mayores atractivos y potenciales turísticos de la zona. Estos Chafurdones sirvieron en su tiempo como refugio para pastores, campesinos y guardas. Su origen es muy remoto, de tiempos prerromanos, vinculados a la antigua cultura castreña. Algunos se conservan en un excelente estado.

la-foto

Otro ejemplo de arquitectura vernácula podemos encontrarla en la sierra de El Torno, que alberga hasta 150 chozas que utilizaban los pastores de la zona construidas con la técnica de la piedra seca y falsa cúpula. La Ruta de las Chozas te permitirá descubrir este curioso paisaje, así como el rico patrimonio de la zona torniega.

los-abuelos

En los alrededores de San Martín de Trevejo, el castañar también es el rey (la castaña siempre fue parte importante de la alimentación serrana). En la ladera de subida al Puerto de Santa Clara, en el ascenso al puerto del El Payo y en la carretera hacia Villamiel se pueden contemplar tres viejos castaños, a los que se conoce como ‘los abuelos’. Árboles sagrados y centenarios que han sobrevivido a incendios, enfermedades y talas… Transitar por los montes de San Martín y circundar estos majestuosos árboles es como acariciar el pasado.

Los molinos en ruinas de la zona de Villamiel también son testimonio de otros tiempos que ahora arrojan una estampa fantasmal a este precioso paisaje serrano dominado por el Jalama. Un paisaje rural que por un lado parece que se muere por la despoblación y por otro permanece impasible al paso del tiempo.

Meandros de Malvellido

meandro-2

meandro-1

Otro de los paisajes espectaculares dentro de la comarca de Las Hurdes: los meandros del río Malvellido. Las Hurdes son tierras de meandros, pero más allá del popular meandro Melero nos encontramos con los meandros del río Malvellido, poco antes de llegar a El Gasco. Los meandros más bellos de Extremadura y, por qué no decirlo, quizás de España.

Llanos de Cáceres

llanos-caceres

Desde un punto de vista ornitológico es una de las zonas imprescindibles de Extremadura, designado como zona ZEPA. Entre extensos pastizales y zonas de cultivo, a través de este profundo paisaje podemos observar muchos tipos de aves (y colores, sobre todo en primavera), siendo la reina de esta zona, la popular avutarda. Pese a su disfraz de ondulantes planicies, los Llanos de Cáceres albergan una gran vida vegetal y salvaje.

Ermita del Humilladero

Ermita-del-Humilladero

Otra estampa peculiar de la provincia cacereña, cuyo color y luz cambia según se van desarrollando las estaciones. Donde Cervantes oró cuando vino a depositar sus cadenas de excautivo a los pies de la Virgen. La ermita del Humilladero está situada en el cerro de las Altamiras, a unos 4 kilómetros de Guadalupe y constituye un excelente mirador de la zona de los Ibores. Construida en el siglo XV, se trata de un lugar mágico desde el que el peregrino avistaba por primera vez el imponente monasterio de Guadalupe. Rodeada de naturaleza, y frente al Pico de Las Villuercas, la ermita de estilo mudéjar merece una visita por ser Monumento Nacional y Bien de Interés Cultural.

Campiña de Valencia de Alcántara

ermita-valbon_panoramica

Erguida en lo alto de un berrocal, la ermita de Valbón corona el paisaje de la campiña de Valencia de Alcántara. Un perfecto engranaje entre arte y naturaleza.

Salto del Gitano

Salto_del_Gitano

Sus formación espectacular y su leyenda convierten el Salto del Gitano en un lugar que regala vistas impresionantes al viajero. Un gran peñasco que se alza a orillas del Tajo donde contemplar una singular puesta de sol sobre el Parque Nacional de Monfragüe. Estas míticas rocas son ahora el reino de los buitres negros que sobrevuelan la zona.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: