MENU

Vidas contradictorias

Historias de Plutón /
José A. Secas

“En verdad, la vida misma es una contradicción…, aunque sólo sea porque en todos los casos, el nacimiento es la causa directa de la muerte”. Gore Vidal. “Creación” 1981. Las contradicciones me gustan. Pienso que reflejan la grandeza y la fragilidad del ser humano. Creo que, como la mentira, proyectan y subliman el instinto de conservación que, como seres vivos, aun primarios casi, mantenemos impresos en nuestros genes. “Donde dije digo, digo Diego” es una realidad que demuestra una necesaria capacidad de adaptación. La visión de una realidad es subjetiva porque hay tantas interpretaciones como personas; pero hay más: tantas visiones como momentos y circunstancias de esas personas que las asimilan, las viven, las interpretan y las comunican a lo largo del tiempo y del espacio. Si a esto añadimos ingredientes como el modo de expresar el mensaje, el lenguaje, el canal y el interlocutor a quien va dirigido, el resultado puede ser infinitamente más variado, más complicado y si, muchas veces contradictorio. La contradicción no ha de ser una constante; en ese caso, el individuo que demostrase continuamente esta actitud se comportaría como una veleta, más cercana a la locura que a la coherencia y autenticidad que pedimos y nos enamora de ciertas personas. La contradicción refleja duda e imaginación y estos son dos combustibles que alimentan el motor de la evolución. Un pensamiento, una teoría, una actitud o un discurso, con el paso del tiempo, puede devenir en otro totalmente contradictorio fruto de la evolución y, como decía antes, de las circunstancias. Toda esta introducción quiere servir como justificación de un proyecto inacabado (como tantos) que tengo en mente desde hace muchos años. Un proyecto artístico, sin fecha, para el cual tengo que liar a otros artistas porque mis recursos son muy limitados. Un proyecto que decido comunicar y hacerlo realidad a través de estas páginas, aunque sea solo para que ocupe un espacio hipotético y aspiracional. Se trata de una serie de fotografías con personas fuera de contexto mostrando las contradicciones de la vida y de las sociedades. Quiero poner un pastor batusi en un aeropuerto, un ejecutivo de la City dando el biberón a un niño, un lama de Lhasa entre hooligans el día de la final o una mujer con burka en una feria de maquinaria de construcción. Contradicciones económicas, sociales, religiosas, culturales… la vida imposible; la vida real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: