Plena inclusión Extremadura se ha convertido en 2017 en referente nacional en accesibilidad cognitiva, algo que ya en noviembre pasado se ponía de manifiesto cuando el presidente de Plena Inclusión España, Santiago López, reclamó en el Congreso de los Diputados, ante la Comisión para las Políticas Integrales de Discapacidad, la creación a nivel estatal de una oficina similar a la Oficina de Accesibilidad Cognitiva y Lectura Fácil de Extremadura, OACEX, que la Junta de Extremadura había puesto en marcha en abril.

Así lo destaca Plena Inclusión en su balance 2017, poniendo al mismo tiempo de manifiesto que este ejercicio ha estado repleto de retos y novedades, se ha trabajado intensamente por mejorar y ampliar la atención a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, y a sus familias.

Sobre el programa de Mujer, creado en este ejercicio, se indica que a través de él se ha logrado dar visibilidad a la situación de las mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo; y más de 900 personas del ámbito de la discapacidad  han obtenido formación para prevenir la violencia de género.

Además, más de 200 profesionales de diversos ámbitos procedentes de Extremadura y toda España, han abordado la problemática de los abusos y la violencia de género en niñas y mujeres con discapacidad intelectual, en una jornada pionera; y una exposición fotográfica itinerante ha puesto en valor la lucha diaria de las mujeres con discapacidad intelectual por conseguir sus metas.

Por otra parte, los jóvenes del proyecto Comunidades de Experiencias 2.0 han obtenido el compromiso de los principales representantes políticos de la Comunidad de asumir sus propuestas para lograr una sociedad más inclusiva.

Ante el convencimiento y consideración de que el empleo “es una de las mejores herramientas para lograr la inclusión social”, en Plena inclusión Extremadura también se ha apostado en 2017 por la formación y el acceso a un empleo normalizado, para lo que se ha formado a más de 400 personas; y considerando que la formación es el primer paso en la prevención de riesgos laborales, actualizar y ofrecer herramientas y habilidades necesarias para poder prevenir accidentes y actuar en casos de emergencia fue el objetivo de la formación dada a más de 1.000 personas

Un pilar fundamental en Plena Inclusión es la familia, y por ello hace ya 20 años puso en marcha el Servicio de Conciliación Familiar; pero también es clave, se indica, conciliar la vida familiar y laborar para conseguir una buena calidad de vida, un fin para el que, como novedad, se puso en marcha en octubre de 2017 el Programa de Conciliación Familiar y Laboral, dando servicio, cualquier día del año, a todas las familias de Extremadura con personas menores de 18 años con discapacidad intelectual.

De este programa, “un servicio que demuestra la sensibilidad y el compromiso de la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales de la Junta de Extremadura con el ámbito de la discapacidad”, se beneficiaron en el último trimestre más de 140 familias.

Y otra apuesta decidida de Plena inclusión Extremadura es la educación inclusiva, razón por la que ha “participado activamente en la redacción del nuevo marco legal que lo facilite”, además de “trabajar por una interlocución fluida y constante con la Administración representando los intereses de todas las familias interesadas”. 

Reivindicaciones

El año que acaba de concluir ha sido también un ejercicio de “retos y muchos cambios que afectan directamente a la continuidad y sostenibilidad de la misión” de Plena inclusión Extremadura.

Uno de ellos es el nuevo sistema de financiación, implantado después de que una sentencia del Tribunal Constitucional suspendiera el sistema de asignación del 0’7% del IRPF, lo que hace que Plena Inclusión Extremadura esté “expectante ante el nuevo sistema de reparto autonómico, que podría afectar al desarrollo de programas en 2018”; y también que su presidente, Pedro Calderón, haya mantenido ya encuentros de trabajo con responsables políticos de la Junta “para trasmitir las preocupaciones y reivindicaciones” de este movimiento asociativo.

Preocupados, por ejemplo, por el “retraso exagerado” de la convocatoria de la orden de subvenciones; la reforma del MADEX, “que tantas esperanzas había generado en este colectivo”, o la orden de conciertos de centros residenciales; pues según se hace constar “son reivindicaciones necesarias para poder dar continuidad a un sistema que atiende a más de 3.000 personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y a sus familias”.

Y para terminar se recuerda que en 2018 Plena inclusión Extremadura cumplirá 40 años desde su fundación, “cuatro décadas de un movimiento asociativo, liderado por padres y madres, que ha logrado una auténtica transformación social, luchando por la plena inclusión”. 


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here