mario-peloche

Gaditano de nacimiento, actualmente reside en Fuente de Cantos, aunque a los nueve años se trasladó con su familia a Cáceres; ciudad donde se desarrolla ‘Hécate’, la primera novela que Mario Peloche (licenciado en Ciencias Biológicas) que ha publicado. La novela toma el nombre de la diosa etrusca de la hechicería y lo arcano, dueña de los terrores nocturnos. Una obra que mezcla con audacia diversos géneros literarios.

En ‘Hécate’ reúnes novela negra y ciencia-ficción, ¿por qué esos dos géneros?

El thriller de suspense psicológico y la ciencia ficción son los dos géneros que se dan la mano en mi novela, por dos razones: son los dos géneros que he leído y aún leo con mayor asiduidad –que más me han hecho sentir y reflexionar– y porque creo que casan a la perfección. Intento conseguir en este libro esas atmósferas asfixiantes, personalidades complejas y momentos angustiosos propios de las novelas de suspense; con una trama sólida, científica pero amena, vertebrada en la física, uno de los recursos clásicos de la ciencia ficción. Creo que el resultado es muy original dentro, de todo lo que se ha tratado en ambos géneros..

Háblanos un poco del personaje protagonista. ¿Qué problemas tiene? ¿Cómo se trastoca su realidad?

El personaje principal de mi novela, Víctor, es un joven peculiar, inteligente, cínico, solitario… quizá, fruto de una infancia marcada por una tragedia familiar, con una vida rutinaria. Todo se verá alterado cuando se manifiesten en él los síntomas de un severo trastorno del sueño: una narcolepsia. Esto se sumará a un extraño caso de asesinato con desaparición que el periódico para el que trabaja le hace cubrir, y a partir de este momento los sueños que le asaltan en cualquier momento del día le harán ver y sentir de una manera más intensa y aterradora que la propia realidad que le rodea.

El protagonista de ‘Hécate’ es un periodista que cubre un asesinato, ¿cuál es el viaje que emprende el personaje?

El viaje que emprende Víctor -acompañado por otros personajes- tiene su fin y su principio en él mismo. Él tan solo busca explicaciones a esa sinrazón, a esa confusa mezcolanza en que se ha convertido todo lo que le rodea y, sin proponérselo, ese viaje de conocimiento le llevará a enfrentarse ante una antigua deidad: Hécate. Una figura que introduzco para que el lector y el propio protagonista comprendan que las respuestas ante los grandes interrogantes que siempre han acuciado a la humanidad (la existencia de un dios) se encuentran dentro de nosotros mismos.

“Los géneros clásicos, como el suspense o la ciencia ficción, nunca pasan de moda”

¿Por qué Cáceres? ¿Podríamos decir que se trata de una herramienta narrativa?

Elegí Cáceres por razones pragmáticas: buscaba una ciudad pequeña, que conociera bien, que tuviera un sitio de poder, telúrico, donde situar una escena precisa y donde fuera creíble que pudiera desarrollarse un escenario de caos, que escapa a las fuerzas de orden público… al menos, durante un breve intervalo de tiempo. Y creo que Cáceres cumplía con creces con todos los requisitos.

Los sueños tienen un protagonismo importante…

Siempre me ha fascinado el mundo de los sueños. He sido un niño y un joven que ha tenido muchos sueños vividos, esos en los que, como les sucede a mis personajes, cuesta discernir si la realidad que te presentan, esa que hilvana tu mente con retazos de recuerdos y anhelos, es menos real que la que surge ante tus ojos al despertar. De ahí surgió el deseo de hacer una novela en la que los personajes se vieran enfrentados ante este dilema, llevándolos hasta el límite, a esa frontera en la que la mente se encarga, sin ambages ni triquiñuelas, de mostrarnos la realidad tal cual es.

Actualmente existe un importante empuje editorial con la novela histórica, ¿crees que el género de ciencia-ficción puede encontrar un público tan amplio?

Reconozco que yo mismo soy también un gran aficionado a la novela histórica y sé el auge que está experimentando actualmente. Sin embargo, creo que los géneros clásicos, como el suspense o la ciencia ficción, nunca pasan de moda. En el caso concreto de la ciencia ficción (de la buena ciencia ficción) además, cuenta con la ventaja sobre otros géneros de que tiene que partir de una idea nueva y estimular el intelecto del lector, haciéndole así reflexionar sobre algo que su mente no había imaginado hasta ese momento. Esta novela cuenta con la ventaja de mezclar ambos -además con un toque metafísico al final-, lo que aporta originalidad al conjunto.

 E. Villanueva /


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here