Los derechos de los niños, niñas y adolescentes ¿se conocen o se viven en los centros educativos? Ante la duda, UNICEF ha puesto en marcha un interesante proyecto, introducir en las aulas el programa ‘Educación en Derechos de Infancia y Ciudadanía Global’, un programa orientado a la comunidad educativa en su conjunto, “para que se pueda poner en marcha un proyecto educativo innovador en el que los derechos de la infancia sean el eje de la vida escolar”.

Esta proyectada ‘asignatura’ o plan educativo basado en los derechos de la infancia abarca e incluye la intervención en programas de educación formal y no formal, y de aprendizaje de los niños; planes de estudios y formación de los profesionales de la educación; de fortalecimiento de la capacidad de los niños y los adultos para poner en práctica su compromiso con los derechos de la infancia; y la aplicación de estos principios en la vida cotidiana y la práctica profesional.

Escuelas en derechos

Aquellos centros educativos que deciden incluir este proyecto en su programa curricular se convierten en ‘Escuelas en derechos’, que cabe destacar son ya tres en Extremadura, en concreto el CEIP Las Américas de Trujillo, el CEP Cervantes de Moraleja y el CEIP Nuestra Señora de Fátima de Badajoz, los que tienen previsto implantarlo.

Y convertirse en ‘Escuela en derechos’ significa asumir unos fines concretos y especiales. Entre ellos, comprometerse con el desarrollo de cada estudiante hasta el máximo de sus posibilidades, y de un entorno que fomente la igualdad, el respeto por la dignidad de las personas, la salud y la convivencia pacífica; y con promover en cada alumno el reconocimiento de sí mismo y de los demás como personas con dignidad, así como que niños, niñas y adolescentes disfruten de su libertad de información, creencias, expresión y participación.

Proyecto dirigido a toda la comunidad educativa y con los derechos de la infancia como eje de la vida escolar

Y asimismo, comprometerse a fomentar que educadores y familias guíen y orienten a niños, niñas y adolescentes en el ejercicio de sus derechos y responsabilidades; a adoptar las medidas necesarias para garantizar la protección frente al maltrato, las humillaciones y los abusos; la protección frente a cualquier forma de discriminación; y defender el derecho de la infancia a disfrutar del juego y a participar en la vida cultural y las artes.

Se trata, en definitiva, de promover, fomentar e impulsar la formación de ciudadanos comprometidos con el cumplimiento de los derechos humanos en todo el mundo.

Porque ‘Educar en derechos’, como bien hace constar UNICEF, es algo más que enseñar los derechos, es hacer una escuela comprometida con los derechos de la infancia, una escuela que convierte dichos derechos en la base de su proyecto educativo, que impulsa que la comunidad educativa los viva en el día a día y que hace a los propios niños y niñas partícipes del cambio.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here