Dudas de papel
Goyo Tovar

Se han celebrado las bodas de oro de la Universidad Laboral de Cáceres en el coqueto escenario del Gran Teatro y entiendo que con cierto desdén a cualquiera de los dos grandes auditorios que posee el centro,… a no ser que la dejadez de la conservación haya imperado. Como sigue imperando la dejadez de sus diversas instalaciones: piscina climatizada, canchas deportivas, observatorio astronómico, viviendas de profesores, talleres, capilla, climatización, laboratorios, auditorios,… incluso el comedor de cortesía con su cubertería de plata.

Siempre nos dijeron que el estudio era la puerta al mundo donde ya no sería necesario seguir estudiando y así se llegaba al oficio donde el trabajo no era tal y se cambiaba por dinero abundante, prestigio social y cómodas estancias. Tan incrustado estaba este principio en las mentes dirigentes, que las mentes dirigidas lo tomábamos casi como herencia genética y las que dudaban, ganaban en desconsideración. Hace más de medio siglo, el régimen franquista creó la institución denominada “Universidad Laboral”; la que se instalará en Cáceres, además de ser un centro de formación social, será un alto centro de formación agrícola y ganadera. Será la primera en España en este género.

“Vamos a crear gigantescas Universidades donde se formen, además de obreros técnicamente mejores, hombres de arriba abajo, capacitados para todas las contiendas de la inteligencia,…. Vamos a hacer hombres distintos,…. Vamos a hacer la revolución de los hombres y no la revolución de unas máquinas de rendir trabajo”.

Siempre nos dijeron que el estudio era la puerta al mundo donde ya no sería necesario seguir estudiando

Todos los gobiernos educativos desdeñaron el principio originario de las Universidades Laborales creyendo -erróneamente- que por haber nacido al abrigo del régimen franquista los objetivos eran desfasados. Por los años 90, evolucionan hacia centros de secundaria; al mismo tiempo, la juventud española es orientada hacia la obtención de títulos universitarios que debieran producir empleos de calidad; pero el mundo universitario produce frustración creciente al no ser garantía de ninguna profesión. Y es ahora cuando los premios Extraordinarios de FP recaen en estudiantes que previa, y precisamente, han superado estudios universitarios: 526 salidas profesionales.

Me quedo pensando si esto es delito de odio contra la enseñanza o malversación educativa.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here