rey-felipe-vi-proclamacion-felipe-vi-felipe

De Cáceres de toda la vida /
JOSÉ MARÍA SAPONI

Ahora hay que continuar, todo ha sucedido según las previsiones establecidas en la Constitución, aquel Pacto llevado a cabo por unos líderes políticos en el año 1978,a la cabeza de los cuales estaba el Rey Juan Carlos, que les interesaba principalmente el bien común de los españoles y el establecimiento de la democracia, consiguieron un desarrollo normal de la convivencia.

Ahora la vida sigue y la crisis territorial y económica que atenaza a los españoles y a la unidad de España, va a requerir una inmediata atención de Felipe VI. Tendrá que tener decisión e imaginación y manejar al mismo tiempo la mano derecha y la izquierda, la paciencia y la firmeza. En una monarquía renovada y de nuestro tiempo, como dijo el propio Rey, los ciudadanos más que nunca, demandan que los principios morales y éticos, inspiren la vida de todos y la ejemplaridad presida la vida pública española. Y el Rey a la cabeza del Estado tiene que ser no sólo un referente sino también un servidor de esa justa y legítima exigencia de los ciudadanos”.

En un buen discurso, en el que recogió lo más significativo que importa a esa España renovada que anunciaba, Felipe VI hizo un llamamiento a la unidad forjada en España tras siglos de convivencia y lanzó el mensaje de que los mayores éxitos se consiguieron cuando los españoles estuvieron mas unidos.

En ese sentido, Felipe VI proclamó su “fe en la unidad de España” de la que la Corona “es símbolo” y puntualizó que esa unidad no es “uniformidad”. En esa España, unida y diversa, que se ha de basar en la igualdad de los españoles, en la solidaridad entre sus pueblos y en el respeto a la ley, donde todos cabemos.

Felipe VI hizo un llamamiento a la unidad forjada en España tras siglos de convivencia

En España, el Rey Juan Carlos I anunció su abdicación y al poco de hacer publica su decisión, se removieron las mentes que pensaban que aquí vale todo y había que decidir, sin antes reformar la constitución, si la legalidad en la que vivimos es válida o no lo es.

No se debe olvidar que la Constitución que tenemos es la consecuencia del pacto institucional que llevaron adelante las fuerzas políticas de entonces, para salir de un régimen autoritario a una democracia .El Rey Don Juan Carlos, heredó todos los poderes que encarnaba aquel régimen y los entregó al pueblo español para que, recuperando la condición de ciudadanos y abandonando la de siervos, construyera una democracia de mujeres y hombres libres.

“No hay mas sordo que el que no quiere oír ni mas ciego que el que no quiere ver”, frase significativa muy española, en la proclamación del nuevo Rey se evidenció que se celebraba un acto histórico, donde se escuchó un discurso pleno de ideas y muy en la actualidad y en el futuro a recorrer ,con conocimiento de la realidad en la que viven los hombres y mujeres de España, pensado en el interés general, y haciéndose eco de la pluralidad y la diversidad en la que cabemos todos dentro del proyecto integrador que es España.

El discurso del rey fue un discurso digno de elogio y aplaudido excepto por dos de los presente en el hemiciclo, que cuando los aplausos homenajeaban a Doña Sofía, permanecían hablando entre sí, con una actitud ineducada e indigna de alguien que representa al propio Estado en sus Comunidades Autónomas, los dos fueron Urkullo y Mas.

Ahora hay que continuar, porque la vida sigue y los problemas están ahí.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here