5360682602_fdc1ec4e78_z

Pantalla /
Eduardo Villanueva

Ahora que el terror de diseño y, sobre todo, el horror gótico (y romántico) ha vuelto a la cartelera con la última cinta de Guillermo del Toro, ‘Crimson Peak’ (‘La punta escarlata’), y que Halloween está al caer, es un buen momento para hacer un repaso al subgénero de las casas encantadas y/o fantasmas.

  1. ‘The Innocents’ (‘Suspense’). Más que suspense la cinta de Jack Clayton provoca que se te hiele la sangre. Y todo ello en blanco y negro y sin una sola gota de sangre. ‘The Innocents’ es una impresionante historia de fantasmas, con una puesta en escena precisa y unas interpretaciones sobresalientes. Sobre todo la de la puritana institutriz (Deborah Kerr) obsesionada con la educación pía de unos niños huérfanos, que tienen unas conductas bastante turbias. Magistral de principio y fin, pese a la soplapollez de título en español. No es una obra fácil de asimilar, pero resulta una historia morbosa y repleta de vericuetos psicológicos.
  2. ‘The Haunting’. La versión de Robert Wise (también en blanco y negro); abstenerse de perder el tiempo con la mamarrachada de ‘remake’ de Jan de Bont de 1999. The Guardian la considera la 13º mejor película de terror de todos los tiempos. Yo la incluyo en este humilde Top 5. Se nota mucho la influencia de ‘The Innocents’ y la narración te absorbe en varias secuencias en las que la presencia fantasmagórica se manifiesta. Brillante puesta en escena, llena de suspense (esta sí) y con un atractivo visual y sonoro notable.
  3. ‘The Changeling’ (‘Al final de la escalera’). Otra película casi seminal de la historia del cine de terror. Un prestigioso compositor que ve cómo mueren su mujer e hija en un accidente de tráfico, alquila una vieja mansión lejos de su ciudad y sus recuerdos. Lo que empieza como un planteamiento sencillo se torna en una apuesta ‘vintage’ del subgénero de casas encantadas. Con secuencias (como la de la pelota) copiadas sin pudor en posteriores películas y series de género. Terror psicológico, calidad en la puesta en escena y golpes de efecto.
  4. ‘The Shining’ (‘El resplandor’). La obsesiva mente de Kubrick le llevaba a probar diversos géneros para trasladar la geometría de su dirección e indagar en la mente humana. ‘The Shining’ es una cinta atípica de terror, pero que ha sido tan plagiada, que hasta se ha convertido en (casi) tópica. Tensa y precisa y a ratos escalofriante (aunque más miedo da el doblaje supervisado por el propio Kubrick), ‘The Shining’ también brilla por esos largos planos secuencia (con steady-cam) en los que el niño recorre montado en su triciclo los largos pasillos del tenebroso hotel Overlook. Fría, pero efectiva.
  5. ‘The Others’ (‘Los Otros’). Ahora que a Amenábar le han llovido palos con su vuelta al cine de género con ‘Regresión’, no viene de más rescatar esta cinta que supone el mejor ejemplo de su cuidada puesta en escena, pese a que es su historia menos original (hasta su final se lo pisó el estreno de ‘El sexto sentido’ meses antes). ‘Los Otros’ es como un remedo de ‘The Innocents’ y ‘Al final de la escalera’; con toques del clásico ‘Luz de gas’ de Cukor. Una genuina narración de terror gótico, que brilla más por su trama de desolación, que por su historia de ‘fantasmas’.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here