La empresa Worldline Iberia ha inaugurado recientemente una sede en la ciudad donde están desarrollando una app para dar asistencia sanitaria a través del móvil y controlar algunos tipos de enfermedades como la diabetes con el objetivo de facilitar la vida de las personas. Esta aplicación es un proyecto más de una multinacional que lleva a cabo multitud de proyectos en todo el mundo y según ha explicado a Avuelapluma el director de la Línea de Negocio de Movilidad y Transacciones Electrónicas, Santi Ristol, el equipo de Cáceres va a participar en estos proyectos cono un “equipo más”. “Mi idea es que cuando empieza un proyecto de estas tecnologías miremos la disponibilidad de recursos en Madrid, Barcelona, Córdoba y Cáceres para hacer un equipo conjunto con talento”, asegura Ristol.

Actualmente trabajan en la ciudad 8 personas, aunque está previsto que a finales de año sean ya 12. “Hemos arrancado muy bien”, asegura Ristol, quien añade que en Cáceres existe ese talento y está ahí por descubrir y desean aprovecharlo.

Cáceres, ciudad afortunada

Worldline cuenta con sedes en Barcelona y Madrid y fue en esta última ciudad donde comenzó el vínculo con Cáceres. Según explica Ristol hace tres años se contrató a un trabajador de Cáceres y posteriormente se incorporaron dos más hasta llegar a los cinco que hay en la actualidad. En la capital se dieron cuenta de que los nuevos trabajadores tenían una formación muy buena, un gran compromiso y por supuesto, calidad humana. Entonces, destaca Ristol, “nos preguntamos ¿Hay más gente como vosotros en Cáceres? Me dijeron que sí, aunque matizaron que no les gustaría trasladarse a Madrid o a Barcelona, sino que preferían seguir viviendo allí”.

Ristol vino en abril a Cáceres y entrevistó a más de 20 personas y entonces se dio cuenta del potencial que tenía la ciudad. “Ahora algunos de esos que vivían en Madrid han aprovechado para volver a la ciudad, donde tienen a su familia y amigos”, aclara.

La mayoría de los trabajadores son ingenieros informáticos, hay también telecos y en aspectos de “usabilidad y diseño” tienen a personal con conocimientos en Bellas Artes y para la formación en negocios especialistas en Dirección de Empresas. No obstante, según destaca Santi, en el equipo de Cáceres se está fomentando la parte de Ingeniería Informática, por eso se han instalado al lado de la Universidad, para que los trabajadores puedan estar cerca e incluso poder tener becarios para colaborar desde la misma Facultad.

Parque Tecnológico al completo

La elección de la ubicación fue estratégica porque el Parque Científico y Tecnológico del Campus cumplía los requisitos, aunque explica Ristol que ahora si quisieran crecer con, por ejemplo, 30 personas más, no podrían porque las instalaciones están completamente llenas. “El Parque se queda pequeño y lo que deben hacer es empezar a construir otra sede más”, asegura. Se les ofreció ir al Edificio Embarcadero, pero entendieron que está más dedicado a startups y para una empresa internacional, les interesaba más el parque tecnológico.

Aplicación “saludable”

El talento con el que cuentan, además de concentrarlo para crear aplicaciones, lo han empleado para crear cosas todavía más innovadoras relacionadas con el Internet de las cosas, con nuevas tecnologías. Sobre el trabajo en concreto, subraya Santi Ristol que en Cáceres actualmente están trabajando en una app que se adaptaría a las características de la región. Explica que la región es muy amplia y la población está muy dispersa, algo que a veces dificulta que todos los ciudadanos estén atendidos sanitariamente. Ellos han encontrado una posible solución a ese aspecto y lo han materalizado en una aplicación que actúa como un “asistente conectado”, que evitaría desplazamientos innecesarios al médico para controlar enfermedades crónicas como la diabetes. El móvil tendría que contar con un dispositivo medidor conectado con la aplicación que avisaría en caso de que los niveles de glucosa fueran demasiado altos o demasiado bajos. El médico podría acceder a esa plataforma y los familiares también y entonces se generarían las alarmas necesarias para que ese paciente fuera atendido. “Se habla mucho actualmente de pasar de concepto de hospital a Homespital”, aclara el director.

Actualmente la aplicación se encuentra desarrollada a modo de prueba de concepto, aunque ya se ha hecho algún piloto para Europa y su idea es probar en Extremadura porque la comunidad encaja en los requerimientos de la aplicación.

Sobre la opción de desarrollar más actividades, Worldline es consciente de que la región tiene límites y que la mayoría de las empresas salen para sobrevivir. “El volumen de la industria en la región es pequeño, pero nosotros queremos ejecutar desde aquí todos los proyectos posibles, aunque sean de fuera”, aclara. Su intención es encontrar clientes locales y por eso apuestan por el desarrollo de este tejido industrial, vital para el progreso de Extremadura.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here