A_LAENCAMISA_03

Hasta 200 caballos, jinetes y escopeteros celebrarán este año la fiesta de La Encamisá (declarado de Interés Turístico Nacional desde 1974), en la que se une la historia, los posibles orígenes bélicos con la religiosidad y la fe en la patrona de Torrejoncillo, la Inmaculada Concepción, a la que acudirán cerca de 10.000 visitantes, según previsiones del Ayuntamiento.

Aunque los actos en honor a la patrona vienen desarrollándose ya desde hace días, es este fin de semana cuando esta localidad cacereña se “llena de fervor y magia”, según han apuntado desde la Diputación en nota de prensa.

La víspera de la Purísima, los jinetes saldrán cubiertos con sábanas blancas, como estratagema para defenderse del enemigo en la nieve, en recuerdo a la Batalla de Pavía, en la que se cuenta que un torrejoncillano prometió a la virgen dedicarle una fiesta si vencían.

Saldrán así los jinetes en busca del estandarte de la Inmaculada Concepción. Una procesión de tres horas, momentos de fe y de salvas, de cartuchos de pólvora y hogueras. Estos son los ingredientes de una fiesta que la presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, ha calificado de “una de las más emotivas de nuestra provincia”.

Cordero ha agradecido a “todo el pueblo de Torrejoncillo su trabajo, su devoción y su fe; en una fiesta en la que se unen valores, cultura, tradiciones y religiosidad”.

La presidenta les ha felicitado por “conseguir transmitir a los más jóvenes estas tradiciones y lograr, así, mantener, año tras año, una fiesta que es la esencia del pueblo y que a la vez contribuye al desarrollo turístico de la provincia”.

En este sentido, el acalde de Torrejoncillo, Moisés Leví Paniagua, ha apuntado que se esperan en torno a 10.000 visitantes, como en la edición anterior, “un número muy importante de personas que vienen a conocer una de las fiestas más singulares de la provincia”.

“Gente que se encuentra con un municipio que tiene sus puertas abiertas; las puertas de sus casas, en las que se invita a los visitantes a probar productos de la zona y a disfrutar de esta fiesta”.

Qué es

La Fiesta de ‘La Encamisá’, que celebra cada 7 de diciembre el municipio cacereño de Torrejoncillo, tiene previsto congregar este año a unos 200 jinetes, que portarán farolas y a otros tantos escopeteros, que descargarán más de 300 cartuchos de pólvora cada uno en honor a su patrona, María Inmaculada.

El origen de esta celebración se remonta a una leyenda de la Batalla de Pavía, que se libró el 24 de febrero de 1525 entre el ejército francés al mando del rey Francisco I y las tropas germano-españolas del emperador Carlos V, y en la que un grupo de torrejoncillanos se cubrió con sábanas blancas y se encomendó a la Virgen para poder adentrarse en las líneas enemigas sin ser descubiertos en el paisaje cubierto de nieve.
Según ha relatado Álviz, lo que se conmemora en realidad es “una batalla” y de ahí los caballos y las escopetas emulando el ejército, pero la fiesta tiene ahora un cariz religioso en agradecimiento a María Inmaculada que consiguió, según la leyenda, que las tropas españolas lograran su objetivo en esta localidad italiana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here