La semana pasada se repitió en Cáceres un juicio por maltrato animal a un vecino de la localidad de Piedras Albas después de que la protectora que ejerció como acusación recurriera a la Audiencia Provincial tras el primer juicio que se celebró el pasado 22 de febrero y por el que el acusado fue condenado a cuatro meses de cárcel. En esa primera sentencia, la jueza permitió un acuerdo entre la fiscal y el acusado por lo que la pena fue menor. Ahora la protectora, con sede en la capital Madrileña, solicita un año de cárcel para el acusado.

Estado deplorable

Los hechos se remontan a mayo de 2016 cuando el Seprona de la localidad de Valencia de Alcántara localizó un perro de raza boxer en mal estado e identificó a un vecino de la localidad de Piedras Albas como su dueño y culpable del mal estado del animal, que estaba un 75% debajo de su peso adecuado.

Tras ser consciente del “grave estado” de salud del animal, el Ayuntamiento de Piedras Albas solicitó ayuda a la protectora ‘El Refugio’, quienes se desplazaron de inmediato al lugar para hacerse cargo de la perrita, una bóxer sin identificar y en un estado físico “realmente deplorable”.

El veterinario detectó entonces “claros síntomas” de deshidratación, inanición, diarrea con sangre, vómitos, anemia muy severa, una grave insuficiencia hepática, infestación por pulgas y garrapatas, parasitosis y dio positivo en dirofilariosis, enfermedad infecciosa cuyo pronóstico es mortal, en caso de no administrar el tratamiento veterinario adecuado.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here