Acabas de recibir un premio por ‘El Forastero’, ¿de qué trata este microteatro?

Habla de dos mujeres que están sentadas en la plaza de un pueblo y de repente viene un forastero y yo, que soy extremeña, lo he visto siempre, ese forastero llama la atención. Las dos amigas viven en ese pueblo, del que quieren salir, pero están en su zona de confort y de repente llega alguien y es la excusa para que una de las dos se abra y se declare a la otra y le proponga irse a la capital donde nadie las juzgará. La otra se queda impactada, pero al final siguen comiendo pipas, con ilusión, claro, pero con esa sensación de enclaustramiento de los pueblos y de miedo al qué dirán.

¿Cuánto dura la obra?

El microteatro es un formato difícil de llevar a cabo pero que a mí me gusta mucho, es muy guay cuando se consigue contar algo en 15 minutos y esta obra en concreto dura 17 minutos. Es una obra cortita, una pincelada de una situación que se vive muy a menudo. Es tierna, divertida y ha sido una experiencia muy chula. La hemos representado en un centro comercial y hemos utilizado incluso a los propios visitantes del centro comercial. Formaba parte de la iniciativa ‘Islazulcultura’.

En cuanto a ese premio, ¿cómo lo has recibido?

Ha sido un regalazo como actriz y lo he compartido también por toda la compañía.

Tu familia es de Cáceres, pero tú llevas desde pequeña viviendo en Madrid, ¿sigues teniendo vínculo con Extremadura?

Mis abuelos maternos y toda mi familia materna es de allí, en concreto de las Villuercas, de Berzocana, y cuando yo tenía siete años nos vinimos a Leganés, pero sí que he estado yendo todos los veranos hasta que ya mis abuelos se han venido a vivir aquí porque están muy mayores. Yo empecé a trabajar desde muy pequeña en el mundo de la interpretación, desde los 10 años. Este año he estado a punto de ir a Mérida, algo que me hacía mucha ilusión, a ver si puedo ir pronto y Cáceres me encanta.

Además de actriz, tienes un plan B ¿Cuál es?

Tuve una web de venta de ropa online, pero lo dejé. Además yo soy quiromasajista y he terminado estudios de acupuntura y medicina china y siempre hay que tener un plan b o un plan c. La ropa fue un plan C, fue una experiencia muy chula, también fue de muchísimo trabajo, no sé yo las influencers cómo pueden con eso…

En cuanto a la serie que estabas rodando ‘Gym Tony’, ¿sigues con ella?

No, terminamos el año pasado, pero se sigue emitiendo y ahora mismo no tengo ningún proyecto para televisión, solo teatro. De cara a septiembre creo que vamos a volver con ‘Las noche de la suite’, que es en el NH Collection y se trata de una ‘experiencia gastroescénica’ con la obra de teatro ‘El día de mi boda’, que es una obra muy divertida. En noviembre empiezo otra obra con Jon Plazaola, Salva Reina y Federico Aguado y estoy muy contenta.

¿Se puede decir entonces que te has decantado definitivamente por el teatro?

Sí. La tele al final es un expositor maravilloso que nos da la oportunidad de tener un sueldo y poder ahorrar y tener más disposición para hacer otros proyectos, pero para mí el teatro es la base. El teatro no siempre te llena el bolsillo, pero te llena el alma. Lo disfruto muchísimo.

Sobre esto último, ¿la situación de los actores crees que ha empeorado?

No sé si peor o mejor sino que está en proceso de cambio. Está claro que las nuevas tecnologías y las plataformas y todas las maneras de hacer publicidad y marketing amplían el público. Antes había club de fans y ahora hay followers y está cambiando todo. También puede haber más intrusismo.

Celia Guerra


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here