A_PALACIO_GOLFINES_ABAJO_03

El Palacio de los Golfines de Abajo abrirá al público el 10 de septiembre y expondrá documentos de gran valor histórico.

Que las piedras desafían el paso del tiempo en la ciudad de Cáceres es un hecho. Los turistas no paran de sorprenderse por el estado de conservación y la sobriedad con la que los palacios circundan el casco histórico cacereño. Cáceres, pese a estar viviendo un auténtico boom turístico, sigue siendo una gran desconocida, que ostenta el título de Tercer Conjunto Monumental de Europa.

Las callejuelas y las casas solariegas parecen una estampa de siglos pasados; una estampa que ahora se completa con la apertura del Palacio de los Golfines de Abajo, situado en el corazón del casco antiguo de Cáceres, que abrirá al público el 10 de septiembre, de manera que cacereños y turistas podrán pasear por sus habitaciones que sirvieron de aposentos a los Reyes Católicos en sus viajes a la capital cacereña hace cinco siglos y presenciar las obras de arte que encierran sus paredes.

Hasta ahora solo se podía disfrutar del juego de luces y sombra que la luz formaba en la fachada, imaginándose la multitud de historias que ese espacio ha vivido a lo largo de los siglos.

Pero ahora, tendremos la oportunidad de atravesar el dintel de la puerta y adentrarnos en las piedras que albergaba a la nobleza cacereña. Una nobleza disipada, pero cuyos muros, objetos y documentos les han sobrevivido.

De esta forma, el palacio se suma en forma de museo a la oferta turística de la ciudad y se podrán visitar cuatro estancias en la planta baja además de la sala de armas y el patio; en la planta alta se abre al público el oratorio, la sala de caza, el gabinete, la sala de documentos, las escaleras y la galería.

Apertura institucional con espectáculo de luces

El Palacio de los Golfines de Abajo abrirá sus puertas con un espectáculo audiovisual, y expondrá periódicamente documentos históricos «de gran interés; algunos de ellos con ilustraciones hechas a mano». El edificio (ubicado en la plaza de Santa María, junto a la concatedral, y cuyo lateral y torre –que de momento no será visitable– se asoma a la plaza de San Jorge) se terminó de construir en el siglo XVI por Sancho de Paredes Golfín, antiguo camarero de la reina Isabel la Católica, «lo que ahora consideraríamos el jefe de la Casa Real», argumenta el director académico y de relaciones institucionales de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, Álvaro Matud.

El palacio alberga frescos del siglo XVI y cartas originales de Isabel la Católica enviadas a Paredes Golfín, «hombre de confianza de la monarca». Su rehabilitación para adecuarlo la inició su propietaria, Tatiana Pérez de Guzmán El Bueno, y a su muerte el proyecto fue adaptado por la fundación homónima, con un presupuesto de 300.000 euros, en su última fase de musealización.

El palacio fue el lugar elegido por los Reyes Católicos para alojarse cuando visitaron Cáceres en 1480; como se puede observar en el láureo de la fachada, con la inscripción «Fer de Fer». El día de la inauguración, el 10 de septiembre habrá un acto institucional y se desarrollará un espectáculo audiovisual en la fachada de este emblemático espacio histórico de la ciudad monumental, «en el que se recorrerá la historia del palacio, paralela a la de Cáceres». A partir del 11 de septiembre, el palacio abrirá sus puertas como un museo más de la ciudad, «y que será una experiencia única, para conocer como era la vida en palacio en aquella época».

Así, en la planta baja se podrá hacer un recorrido histórico, atravesando las estancias, decoradas con obras de arte de las distintas épocas, hasta desembocar en «una de las joyas del palacio» que es la sala de armas o sala de los linajes, que contiene pinturas murales de principios del siglo XVI, donde se podrá contemplar el linaje de los Golfines y un artesonado. Se expondrán desde un lienzo del pintor flamenco Frans Snyders, a un tapiz de Guillermo Van Leefdael, pasando por cañones flamencos del siglo XVI. Ya en el primer piso, «se desarrollará una visita más temática, donde poder observar cómo era la vida palaciega, recorriendo distintas estancias», cada una de ellas dedicada a diferentes asuntos: caza, administración y una capilla con relicarios del siglo XV al XVIII. En el primer piso se albergará un área donde exhibir los documentos históricos, así como códices del fondo familiar, desde el siglo XIV al XVIII.

Entrada gratuita

El palacio abrirá todos los días de la semana, excepto los lunes, mañana y tarde y la entrada costará dos euros. Las visitas serán guiadas, por grupos, y la entrada será gratuita el primer mes (hasta el 30 de septiembre).

Ya no solo se podrá admirar la singular fachada de este palacio, que según la leyenda causa que los atardeceres de verano sean tan largos en Cáceres, porque al sol le da pereza despedirse cada día de las piedras del palacio.

El origen de los Golfines: ¿Pillaje o ultraje?

12956873920011El origen del linaje de los Golfines tiene varias vertientes y una de ellas asocia a esta noble familia cacereña con el saqueo, la estafa y el fraude; como casi el origen de cualquier estirpe millonaria.

Algunos sitúan su procedencia en tierras galas, relacionándolos con los Delfines de Francia, de una derivación del apellido Holguín como se desprende de esta antigua coplilla que dice: “Aquellos de aquellas flores / son los que llaman Holguines / que en Francia fueron mayores / pues vienen de los Delfines / de quien tomaron valores.” Por otro lado, y etimológicamente hablando, el linaje de los Golfines podía provenir de la palabra Wolf o Wulf, lobo en antiguo sajón. Aunque su procedencia también está ligada a orígenes de pillaje y robo. ¿Justicia histórica o ultraje?

EDUARDO VILLANUEVA /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here