Gato-comiendo-sandia

Historias de Plutón /
JOSÉ A. SECAS

“Las 10 cosas que deberíamos hacer en estas vacaciones”. Ese iba a ser el título original de esta colaboración. Ya ves, está de moda eso de hacer clasificaciones, tablas, rankings y listados y yo no podía ser menos… Últimamente vemos como se tiende a simplificar cualquier cosa para, imagino, hacerla más digerible. Ya se ha hablado de la inmediatez y de las prisas del mundo actual y de cómo una noticia, por ejemplo, deja de serlo y pierde su  actualidad desde el momento en que es parte del pasado, o sea, ya. La elaboración mental, el discurrir, el pensar, etc., parece que se lo dejamos a otros -pocos- más preparados o que se dedican a ello…

Por no desentonar, me voy a marcar los diez mandamientos del veraneante provinciano de interior (o sea: yo, tu, él o ella). De las cosas que se pueden hacer si te vas de viaje o sales fuera, mejor que tu, no sabe nadie. Yo te voy a contar lo que puedes hacer (deberías) si te quedas -que te quedarás- unos días por estas calientes y secas tierras de Dios.

1.- Levantarte una mañana con la fresca. En plan madrugón. Si pillamos una noche de esas de calor-calor, es casi imposible porque es a esa hora cuando se puede dormir. Inténtalo.

2.- Ir a darte un baño a una piscina natural. Ya hay guías y debe haber hasta aplicaciones para móviles. Es un placer el agua fresca en paisajes bucólicos, casi paradisíacos. Descúbrelas.

3.- Después de comer, ponte morao de sandía comida a mordiscos de una enorme tajada casi circular. Que te chorree el caldito por la barriga llena y te vaya conquistando el sopor del saciado.

4.- Lógicamente sigue la siesta. De ella solo recomendar que no pase de dos ciclos de sueño (de veinte minutos). O sea, no dormir más de una hora porque te despiertas atontao y de mala leche.

5.- A eso de media tarde, con una limonada o un te helado, recomiendo leer. Es una época tan buena como cualquier otra pero, no sé, parece que en verano cunde más. Ponte objetivos.

De las cosas que se pueden hacer si te vas de viaje o sales fuera, mejor que tu, no sabe nadie

6.- Hacia la hora de la puesta de sol, en las inmediaciones de la cena, siempre viene a cuento dar un paseo para abrir el apetito, para bajar la cena o bajo otra excusa procedente o no.

7.- Hay que ir este verano a las fiestas del pueblo (propio o ajeno). Da igual ser forastero o lugareño. Las fiestas típicas de nuestros pueblos atesoran una serie de valores que no me caben aquí. Descúbrelos tu, anda. Te vas a divertir.

8.- La oferta de eventos extraordinarios es muy atractiva y merece la pena ser aprovechada. Festivales de música, cine, circo, teatro, conciertos, romerías, recreaciones históricas y muchos más. Ve.

9.- Quiero incluir en este listado el salir a bailar. Da igual que sea en una disco de moda que en la verbena de las fiestas: pachanga, pasodoble, salsa, verbeneo, éxitos del verano y ¡rumba!

10.-Por último, esta es una excelente época para hacer el amor. Hay poca ropa que quitar y eso hay que aprovecharlo. Amar, reír, sentir con plenitud la vida y disfrutar intensamente las vacaciones de verano (con estrellas fugaces, mejor).

Repasa la lista y ya me contarás. ¡¡Felices vacaciones!! (para ti también; y no te enfades, jopé).

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here