regalos-de-navidad

De Cáceres de toda la vida /
JOSÉ MARÍA SAPONI

Hemos celebrado la fiesta de la Navidad, en la actualidad, prácticamente todas las Iglesias cristianas históricas, (Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Comunión anglicana, diversas Iglesias protestantes, etc.) otorgan a la solemnidad de la Navidad una importancia tal que se la antecede de un tiempo de preparación, el Adviento, La Navidad es la fiesta cristiana más popularizada, pese a que la Iglesia considera que es más importante la Pascua. Su celebración involucra un conjunto de tradiciones de carácter diverso, tanto litúrgicas como familiares, locales o nacionales.

Con la celebración de la Natividad en las vísperas del 25 de diciembre se inicia en la Iglesia católica el llamado «tiempo de Navidad», que abarca la celebración de la Sagrada Familia (domingo infraoctava de la Natividad), la solemnidad de Santa María, Madre de Dios (1 de enero, es decir, la octava de la Natividad), la solemnidad de la Epifanía del Señor (6 de enero) y la fiesta del Bautismo del Señor (domingo después de Epifanía), con la que concluye ese período.) y la de los Santos Inocentes (28 de diciembre).

La mayoría de las ciudades de Occidente, y una buena parte de Oriente, colocan alumbrados llamativos y coloridos

La mayoría de las ciudades de Occidente, y una buena parte de Oriente, colocan alumbrados llamativos y coloridos, algunos de gran belleza, en sus calles, principalmente en las calles más concurridas, además de árboles de Navidad de gran tamaño, belenes, etc.

Ayer fue el día de los Santos Inocentes, cuando nació Jesús, el rey Herodes ordenó una matanza en Belén para acabar con todos los niños menores de dos años y asegurarse así de que el anunciado Mesías, futuro Rey de Israel, era asesinado. Desde entonces, la Iglesia Católica conmemora cada 28 de diciembre la fiesta de los Santos Inocentes, para recordar esas crueles muertes infantiles, la tradición popular lo ha convertido también en un día para gastar “bromas inocentes”.

Ahora esperamos el comienzo de un nuevo año, y la costumbre es hacer planes con promesas y buenos propósitos, al objeto de cambiar determinados hábitos negativos o ciertas actitudes viciadas que nos han creado problemas. Nos proponemos al mismo tiempo, diseñar nuevas estrategias o formas de responder ante las dificultades, contratiempos, adversidades, y emprender proyectos, asumir retos. Esta costumbre de hacer planes es expresión loable y sincera de buena voluntad por buscar la perfección y mejorar en lo posible, que dice mucho en favor de aquellas personas que, sin desmayo y con verdadero tesón, siguen intentado prometerse al comienzo de cada año nuevo, saber vivir mejor, no caer en los mismos errores, superarse y emprender nuevos y proyectos, asumir retos…

No basta querer cambiar a mejor, que no es poco, sino en saber qué es lo que se debe hacer para que un buen propósito sea algo más que buenas palabras y débiles intentos y que, tras unos días o, a lo sumo, unas semanas, todo siga como al principio o peor. FELIZ AÑO NUEVO 2015

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here