Línea-continua-de-picking-_Talayuela-21-1024x682

Pese a que las exportaciones de tabaco producido en Extremadura han crecido más del 41% en los últimos cuatro años y casi se han triplicado desde el año 2008, lo cierto es que el sector atraviesa un sendero de incertidumbre por la presión normativa. Sobre todo desde que el Parlamento Europeo (PE) aprobara el año pasado la famosa directiva sobre productos del tabaco, que provocó una oleada de críticas entre sectores políticos, empresariales y agrícolas de la región extremeña, por el peligro que conllevarían estas nuevas normas para el sector agrícola, que no puede reconvertirse cultivando otras plantas.

Por ejemplo, la nueva normativa obliga a que las advertencias sanitarias se coloquen en la parte de arriba de los paquetes, lo que relega la marca a la zona inferior, pero con un tamaño menor de lo que se proponía. Así, el mensaje disuasorio cubrirá el 65% de la cajetilla y no el 75%, gracias a la presión ejercida por el lobby del tabaco en Bruselas. Solo Philip Morris International contrató el año pasado a 161 personas para actuar de lobistas y suavizar la directiva aprobada en el PE, gastando millones de dólares en esta operación, según reveló documentalmente el diario The Guardian.

Formación del tabaquero extremeño

Precisamente, la multinacional Philips Morris en colaboración con la Universidad de Extremadura (UEx) formará a 18 tabaqueros extremeños en emprendimiento y liderazgo para afrontar el periodo de transformación del sector.

La Gerente de comunicación y responsabilidad social corporativa de Philipps Morris España, Ainhoa Capdevilla, asegura que el objetivo es apoyar a los cultivadores extremeños a liderar este periodo de transformación, porque el cultivador de tabaco extremeño “adolece de falta de conocimiento del negocio para hacer frente a las regulaciones del futuro”.

El sector se queja de que la normativa comunitaria europea es desproporcionada

Así, desde Philips Morris se quejan de que el futuro es igual de complejo que hace cinco años, puesto que el sector se encuentra expuesto a una creciente regulación que en algunos casos puede llegar a ser “desproporcionada”.

20.000 familias

Según el director general de Acción Exterior del Gobierno extremeño (GobEx), Enrique Barrasa, del sector tabaquero extremeño viven 20.000 familias extremeñas. Un sector que aglutina a más de 2.000 agricultores principalmente en las comarcas del norte de Cáceres. Además, genera 5.000 puestos de trabajo y supone el 93% de la producción de tabaco en España, por lo que desde el GobEx se ha “trabajado codo con codo con el sector tabaquero extremeño y con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente” para respaldar este cultivo.

“Defendemos al cultivo de calidad, integrado en su entorno y respetuoso con el medio ambiente; y a los agricultores, que gracias a su talento y a su apuesta por el sector lo han convertido en un cultivo muy competitivo”.

Pese a todo, el sector tabaquero sigue en el punto de mira y deberá adaptarse a un marco legal que algunos consideran desproporcionado y otros ineficaz, puesto que desde la Mesa del Tabaco aluden a que “no existe ningún tipo de evidencia científica que justifique la nueva normativa” de cara a cumplir los objetivos sanitarios que propone la Eurocámara, basados sobre todo en frenar la adicción temprana a los cigarrillos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here