La Guardia Civil incrementa la vigilancia nocturna en carreteras, farmacias y supermercados para evitar robos
Archivo

Guardia-civil

Durante 2013 se registraron en la vías de la provincia de Cáceres 506 accidentes con víctimas, una cifra ligeramente superior a la del año anterior en el que hubo 473 siniestros. Los expertos indican que aunque “preocupante” no marca la tendencia que sigue siendo a la baja desde 2004

Desde el mes de mayo hasta finales de septiembre se incrementan de forma considerable los desplazamientos por carretera debido a las fiestas de los municipios y a las vacaciones de verano, lo que lleva a organismos como la Dirección General de Tráfico a intensificar esfuerzos para reducir la siniestralidad. Las carreteras secundarias y los desplazamientos cortos siguen siendo los puntos negros de la provincia, según indica el Subjefe Provincial de Tráfico, José Grande, y es en ellos donde se produjeron la mayoría de los 506 accidentes en las que hubo implicada alguna víctima que se produjeron en 2013 y en los 115 que han tenido lugar en lo que llevamos de año.

Los accidentes registrados el año pasado por la Jefatura Provincial causaron veinte fallecidos, cuatro más que el anterior, 67 heridos graves y 637 heridos leves, sin especificar los que fueron atropellos. El mes en el que más muertes se produjeron por accidente de tráfico fue octubre, con cinco fallecidos, seguido de diciembre con cuatro y la edad con mayor porcentaje fue de 70 a 79 años, seguidos de las personas de entre 69 y 69 años. En lo que va de año se han producido ya cinco víctimas mortales, 15 heridos graves y 173 heridos leves.

La cifra total de accidentes supone un incremento del siete por ciento con respecto al año anterior, pero Grande indica que ese aumento “no es significativo”, porque en los accidentes influyen factores como que se hayan producido víctimas múltiples y que las cifras hay que analizarlas en varios años y que entonces así la tendencia “es a la baja de siniestro”. Así señala que en 2010 hubo 579 accidentes con víctimas en los cuales fallecieron 24 personas, por lo que si hacemos una comparativa desde ese año la accidentalidad ha bajado con respecto al 2013 un 12 por ciento.

Por otro lado, la memoria del Instituto de Medicina Legal (IML) de Cáceres, indica que el año pasado realizaron 3.821 valoraciones periciales, de las cuales 1.765 corresponden a lesiones, incluidas en este apartado las lesiones por violencia de género y 1.229 fueron por accidente de tráfico, lo que supone 192 casos más que en 2012 , un 17,15 por ciento de incremento con respecto al año anterior.

Un aumento que los forenses también achacan a accidentes con víctimas múltiples y confirman la tendencia a la baja con una media de 998 casos por años de lesionados en accidente de tráfico desde 2004. Una tendencia aún más marcada en la provincia de Badajoz en la que en 2013 fallecieron 28 personas, menos de la mitad que en 2010.

Muertes violentas

Los accidentes de tráfico siguen siendo en la región la principal causa de muertes violentas accidentales. En este apartado el IML señala que Extremadura registró 214 muertes violentas en 2013. Por provincias, en Cáceres se registraron 81 muertes violentas de las cuales 42 fueron accidentales; 10 menos que en 2012, 37 suicidios; la misma cifra que el año anterior y dos homicidios que corresponden al matrimonio hallado muerto por arma de fuego en la calle Peñalara de Cáceres el 16 de marzo de 2013 y por cuyo crimen se enfrenta un hijo del matrimonio a 38 años de prisión.

En Badajoz, se dictaminaron 133 muertes violentas; 28 menos que en 2012, de las cuales 81 fueron accidentales, 47 suicidios; nueve menos que el año anterior y 3 homicidios. Esta cifra de homicidios es bastante inferior a la de 2012 cuando se registraron hasta 10 en la provincia pacense. Las muertes han sido causadas en dos de los casos por arma blanca y una por asfixia. Unas cifras para una comunidad como Extremadura, con un millón de habitantes, “normales” según los expertos.

Un 26% en dos años
Desde la Jefatura Provincial de Tráfico insisten en que los conductores y peatones hagan caso de la lógica y mantengan el mismo nivel de atención en trayectos cortos que en distancias largas, más aún de cara a las fechas estivales con el incremento de desplazamientos entre municipios los días festivos. Así insisten en que se utilicen los dispositivos de seguridad como el cinturón y la silla de bebés homologada, también en los autobuses que están obligados a llevar este elemento. “Nos encontramos todavía con alguna víctima que no lleva puesto el cinturón de seguridad”, indica el Subjefe Provincial de Tráfico, José Grande. Además advierten sobre la necesidad de adecuar la velocidad a cada circunstancia como a las condiciones climatológicas adversas, así como respetar las distancias de seguridad y evitar el alcohol y las drogas, factores estos que han estado presentes en los accidentes del año pasado. Grande ha indicado que desde Tráfico tienen que seguir trabajando en la misma dirección para que la tendencia siga siendo a la baja de accidentes y “no bajar los brazos y buscar la implicación y esfuerzo de todos para que el objetivo de cero fallecidos en accidentes de tráfico se pueda conseguir”.

Isabel Valdés /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here