La bruja Circe

El uso de las velas desde la antigüedad derivó en la velomancia para adivinar por su forma de quemarse o su cera.

Otra de las cosas que con el tiempo cambio fue la aplicación del color en la vela, que se relaciona con los distintos estados emocionales y peticiones, son básicamente los colores y significados del tarot.

Aunque una vela de cera nos servirá para cualquier petición, si le ponemos aroma, o color le estamos poniendo intención y potenciando así el efecto del ritual, cada color tiene su intención y cada intención su color.

Vela blanca: Pureza, fuerza espiritual, poder, realización, descanso, comunión.
Vela roja: Amor, salud, vigor, pasión, afectos.
Vela azul claro: Espiritualidad, bondad, felicidad, paz y armonía.
Vela azul oscuro: Contra la depresión espiritual, infortunio, desengaño.
Vela verde: Dinero, progreso, abundancia, trabajo o empleo, curación.
Vela marrón: Contra las confusiones mentales, falta de claridad y solidez.
Vela rosada: Par llamar a los éxitos, y triunfos, limpieza espiritual.
Vela negra: Absorbe y elimina vibraciones negativas, mal de ojo, contra la tristeza, decaimiento, maldad, engaños y chismes.
Vela violeta: Protección, transmutación, sabiduría.
Vela amarilla: Sabiduría, divinidad, autoestima, suerte, apertura, brillo, autoestima.
Vela naranja: Estimulación nerviosa, claridad mental, amor fuerte, voluntad y poder de acción, sueños, concentración.
Vela dorada: Poder espiritual.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here