la tierra

Minimalismos
Vicente Rodríguez Lázaro

No existe anfitriona más generosa que la tierra que nos acoge.

Crece la hierba en ella cuando las nubes la riegan con abundancia e insistencia, con el verde destacando sobre el manto que la cubre.

El oro surge en su piel cuando el verano azota con sus rayos agobiantes, cubriendo las campiñas pobladas de sembrados que preparan sus ofrendas para las cercanas cosechas.

Los colores del otoño la preparan suntuosos para el festejo de los bosques, adornando con finas alfombras el suelo de las laderas, de los parques y las frondas.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Andrea Vincenti (@archeoandrea)

La tierra se adapta al clima, a las estaciones frívolas, a acciones programadas y a díscolos imprevistos para que el paso de la vida se vea libre de obstáculos y haga progresar al mundo, superando frustraciones, imprevistos y accidentes que ella absorbe con paciencia y transforma en regalos para el devenir incierto de las eras por llegar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here