La Fundación Mercedes Calles y Carlos Ballestero (FMCCB) ha donado 9.000 euros, procedentes de los beneficios íntegros obtenidos en la tienda solidaria de la organización, a tres instituciones sociales de la ciudad: Acisjf, el comedor social de Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul y los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca.

El dinero procede de la tienda solidaria que tiene la fundación en la planta baja de su sede, situada en la casa de los Becerra, donde se venden unos 80 artículos exclusivos relacionados con la misma, así como con la exposiciones que celebran, tales como catálogos, póster, lápices, libretas, camisetas o DVD de la ciudad.

Se trata de una pequeña tienda similar a la de otros museos, con la particularidad de que en esta “todos los beneficios que reporta se destinan directamente a atender a los más necesitados”.

La entrega del dinero se llevó a cabo por la presidenta de la FMCCB, Maritina Guisado, y los patronos Raimundo Medina y Conrado Gómez; y en el acto intervino Corazón Rosado, presidenta de Acisjf, que agradeció la ayuda recibida, ya que atienden a 964 personas en régimen de acogida, escucha, asesoramiento, introducción al mundo laboral, entrega de ropa, enseres del hogar y alimentos, con fondos que proceden de donantes.

En su labor colaboran un grupo de 40 voluntarias y además atienden otros servicios como acogida integral de niñas, adolescentes y jóvenes, en el hogar de la plaza de San Juan.

La hermana Luz Criado Villegas, superiora de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul de Cáceres, también agradeció la aportación, “porque gracias a ella y la generosidad de otras personas se sostiene el comedor”, que funciona los 365 días del año, con una media de usuarios de 50 personas al día, además de familias que se llevan la comida a casa, y el reparto de bolsas para la cena con bocadillo, frutas, dulces y alguna bebida. También ponen a disposición duchas para el aseo de las personas que las soliciten y un ropero.

Finalmente, la directora de la Casa de los Hermanos de la Cruz Blanca, Nazaret Galán, y el hermano Diego comentaron que actualmente asisten a 40 personas con necesidades de apoyo intensivo, que viven en su sede junto a los trabajadores y los propios hermanos “con el propósito de que todos se sientan en familia”.

Las tres instituciones aprovecharon para hacer un llamamiento para pedir la colaboración de la sociedad cacereña “que siempre se ha mostrado solidaria y generosa”, aseguraron.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here