La ciudad activó el sábado, 1 de diciembre, el protocolo conocido como ‘Ola de frío’, que está dirigido a atender a las personas sin hogar en los meses de invierno y tiene por objetivo que nadie duerma a la intemperie en la época más fría del año.

Para ello, varias entidades de la ciudad se coordinarán hasta el 31 de marzo para ofrecer atención y cuidados a estas personas, contándose como novedad este año con la incorporación, como lugar de acogida, del Centro de Emergencia Social, un local con capacidad para ocho personas, y espacio separado para hombres y mujeres, que albergará por la noche a las personas que quieran guarecerse del frío.

Este espacio, cedido por la fraternidad franciscana de San Antonio de Padua y situado en la calle Ríos Verdes, en el Centro Ágora, se suma al Centro Vida, situado junto a la estación de trenes, donde se dará durante este periodo acogida pasadas las nueve de la noche, hora de admisión habitual, en incluso durante toda la noche, siempre y cuando vayan acompañados de agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

El Centro de Emergencia Social de la calle Ríos Verdes se suma a esta iniciativa que el año pasado realizó 165 intervenciones

En caso de estar este centro completo, los trabajadores sociales del IMAS, en horario laboral, o la policía, tramitarán el ingreso en el Centro de Emergencia Social citado anteriormente, y en el caso de que también éste estuviera completo, se podrán alojar en el albergue del edificio Valhondo o en algún centro hotelero tramitado por los servicios sociales.

Así lo anunciaba la alcaldesa, Elena Nevado, tras la firma del protocolo de actuación que se rubrica cada año por estas fechas con la colaboración de Cáritas Diocesana, el Instituto Municipal de Asuntos Sociales (IMAS), Cruz Roja, las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, la fraternidad franciscana de San Antonio de Padua, la Policía Local y la Policía Nacional.

Otras atenciones

Precisamente coordinar la acción de estas diferentes entidades que trabajan con los más desfavorecidos, y dar la mejor atención posible a las personas que por diversas circunstancias se hallan en la calle, es el objetivo del protocolo ‘Ola de frío’, que además de acogida incluye otras atenciones y servicios a la personas sin hogar.

Así, desde Cruz Roja, a través de su unidad móvil, se recorrerá la ciudad por la noche para informar a estas personas de los recursos con los que se cuenta y para repartir mantas, café y apoyo psicosocial en los casos que consideren oportunos, itinerario de emergencia al que se suman también las Hijas de la Caridad aportando mantas o ropa de abrigo y poniendo a disposición su comedor, situado en la calle Adarve del Cristo.

Además, su centro amplía durante este periodo los horarios de atención para la recogida de bocadillos o el servicio de duchas, y ofrecerá una cena especial de Navidad, el 20 de diciembre, para las personas que se encuentren en la calle y quieran acudir.

En números

165

Actuaciones se realizaron en la campaña ‘Ola de frío’ del año pasado entre las diversas entidades.

15

Personas fueron atendidas por agentes de policía

31

Necesidades gestionadas por IMAS

40

Usuarios recibieron mantas y bocadillos de las Hermanas de la Caridad.

45

Intervenciones realizadas por Cruz Roja


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here