Las obras de la calle Castillo, una rehabilitación a cargo del Consorcio Cáceres Ciudad Histórica, han terminado tras una inversión 40.000 euros. De esta forma, la vía ha recuperado su imagen tradicional con una novedosa intervención público-privada.

El concejal de Patrimonio, José Ramón Bello, ha recordado que han participado 17 de los 20 vecinos de esta zona “muy degradada” en la que se ha probado un tipo de actuación “relativamente novedosa”, con un concurso público-privado.

Con ello, se ha conseguido se ha encontrado una fórmula que permite a lo público intervenir en las fachadas, una cuestión que no resulta “nada fácil y encuentra muchas dificultades legales”. “Hemos encontrado una fórmula muy positiva”, ha remarcado.

Los vecinos, por su parte, ha explicado, se encargarán del mantenimiento de los elementos que se van a ir colocando, como las flores en las fachadas, lo que resulta “atractivo para los turistas y familiar para los vecinos y vecinas“, informa el ayuntamiento en una nota de prensa.

Mejoras

Las mejoras de la calle Castillo de Cáceres han consistido en la demolición de los elementos degradados en fachadas, reparaciones con mortero; pintado general de las fachadas con silicato mineral; preparación y pintado general de las carpinterías y cerrajerías; y desplazamiento de algunos aparatos de aire acondicionado y ocultación de otros.

Igualmente, se han cambiado algunos de los canalones o bajantes de materiales inadecuados por otros tradicionales; dotación de jardineras y plantas de flor de bajo mantenimiento y larga vida; ocultación temporal de una fachada con una lona decorativa; colocación de papeleras, de bancos y de 5 árboles en las dos plazas estancia; refuerzo de huecos de las barandillas existentes para evitar caídas; y dotación de una fuente de beber, incluido punto para perros.

El objetivo del Ayuntamiento es que en al año 2022 se pueda intervenir también en el suelo, y mejorar la accesibilidad teniendo en cuenta sus actuales dificultades.

“Aunque ha sido una intervención meramente estética, quiere ir mucho más allá. Es una intervención de rehabilitación urbana, diseñada y hecha con la participación de la mayoría del vecindario, y el primer paso de una intervención que irá a más en cuanto a la organización de actividades y la creación de un tejido vecinal”, ha destacado Bello.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here