La Cabalgata de Reyes volverá a desfilar por las calles de Cáceres

El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha firmado este martes la resolución para sacar a concurso la organización de la Cabalgata de Reyes Magos de 2022, que se volverá a celebrar por la ciudad y en tierra, como antes de la pandemia. Por tanto, este año no se utilizarán globos aerostáticos como los que surcaron los cielos cacereños este año 2021.

El adjudicatario será el encargado de organizar el evento por dos años y saldrá a licitación en los próximos días, según ha explicado el regidor. Además, ha detallado que más allá de la responsabilidad individual y el cuidado personal que haya que tener en el momento en que se encuentre la pandemia, la ciudad volverá a tener una cabalgata tradicional. Así, sus Magestades de Oriente volverán a recorrer las principales calles del centro desde las instalaciones del Sepei hasta la Plaza Mayor.

«Salvo que haya alguna novedad o algún cambio, Cáceres tendrá una cabalgata tradicional. Es una buena noticia y un síntoma de normalidad que nos vendrá muy bien a todos», ha avanzado este martes en declaraciones de los medios tras presentar las actividades del Mes del Mayor.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Reyes Magos de Cáceres (@reyesmagosdecaceres)

De esta manera, en la Cabalgata de 2022, Melchor, Gaspar y Baltasar ya no vendrán montados en tres globos como lo hicieron este año, con el fin de evitar aglomeraciones en las calles. Este peculiar desfile suscitó algunas críticas ya que los globos se movían por las corrientes de aire y los niños de algunos barrios de la ciudad no pudieron verlos.

«El año pasado tuvimos mucho suerte porque se pudo celebrar», ha dicho Salaya, en alusión a la complejidad de la organización que dependía de las condiciones climatológicas.

Cabe recordar que en 2020, cuando tuvo lugar la última cabalgata tradicional, desfilaron unas mil personas y doce carrozas, una de ellas temática y dedicada a los recortables infantiles y se repartieron por las calles de la ciudad unos 3.500 kilos de caramelos.

En la comitiva hubo siete pasacalles con los zancudos y animadores habituales, a los que se sumaron hinchables, muñecos móviles, cabezudos y otros elementos que la empresa Sonimar, encargada de organizar el desfile por 43.802 euros, dispuso para sorprender a niños y mayores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here