A Capella
Jorge L. Suárez

Desde hace un tiempo vivimos un momento excepcional, complicado, lleno de bulos y realidad de los que no sabemos diferenciar cual es cual en los diferentes grupos y mensajes que nos bombardean cada día.

Creíamos que estando en casa la agenda social iba a mermar, pero no ha sido así. Desde por la mañana con teletrabajo, los músicos preparando la canción que nos mandan desde diferentes grupos, y a las ocho, los ansiados aplausos de ánimo para nuestros sanitarios, policías nacionales y locales, ejército, dependientes… pero sobre todo por nosotros, para darnos cuenta que no estamos solos.

Son momentos que se estudiaran en los libros y somos protagonistas de estas circunstancias en España, Europa, en definitiva, el mundo entero, pero también nos está sirviendo para ponernos al día de las cosas que hemos ido dejando por falta de tiempo.

A pesar de algunos casos aislados, estamos demostrando ser una sociedad cívica, coherente y con un grado de responsabilidad importante, sentimientos que nos hacen ser solidarios y sacar lo mejor que llevamos dentro.

En mi anterior artículo lo titulaba “ Ya huele a incienso”, pues no vamos a tener procesiones, por ahora, pero el incienso no se ha apagado, está más humeante que nunca.

La esperanza sigue viva en todos los que tienen que salir de casa cada día, exponiéndose al bicho y teniendo la zozobra de traerlo a casa y “pegárselo” a los suyos.

Son héroes sin capa, son heroínas sin corona contra el virus

Gracias, gracias y gracias. Sois los ángeles de la guardia del siglo XXI, y ahora es cuando nos debemos dar cuenta de la necesidad que tenemos de teneros, de que estéis al cien por cien y que vosotros sois la primera línea de batalla contra esta situación.

Muchos aprovechan para decir, para hacer, criticar pero hay una cosa clara que aquí no hay ideología, ni bandos y que somos una sociedad unida. Espero que se aprenda a que no podemos dividir a España por nuestras preferencias, ni hechos pasados o históricos. Esto nos debe servir como lección para aquellos, que durante mucho tiempo, nos han puesto a la Izquierda o a la derecha. Si después de esto no cambiamos no habremos aprendido nada, al menos seamos inteligentes.

Algo que se une no lo rompáis, no merece la pena. La unidad te da la fortaleza y mirar al pasado solo debe servir para no cometer los mismos errores. Y la memoria debe ser la nuestra.

Gracias por los que estáis al pie del cañón. Gracias, Gracias y Gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here