Esperar la Magia. Víctor M. Jiménez

El último diente de leche
Víctor M. Jiménez

Besé a una rana para convertirla en princesa.

Ahora tengo una rana que me mira con repulsión cada vez que me acerco.

De nada valen las moscas que le regalo, ni el psicoanalista que le costeo para que supere el trauma.

Estas son las consecuencias que sufro por tener un diente de leche aferrado a la encía.
COMB(in)A

Mezcló en una batidora:
la pelota desinflada, una navaja con sangre, el rosario de la primera comunión, un libro con tapas mohosas, un bote de purpurina, el pañuelo de los días de luto, el reloj de arena de los duendes y una pila gastada.

Le pareció que aquello estaba bien y, para ser fiel a sus principios, se ahorcó con la misma comba con la que jugaba de niña.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here