Con ánimo de discrepar /
VÍCTOR CASCO

Si tuviéramos que decidir qué hecho, invento o revolución que más progreso en la Historia de la Humanidad ha traído lo tendríamos muy difícil.

Sin salir de la prehistoria algunos plantearían el aumento de la masa cerebral del homo sapiens, o la aparición del lenguaje, o el descubrimiento de los usos del fuego… Tal vez podamos poner nuestra mirada en las primeras comunidades agrícolas del neolítico o en el nacimiento de las primeras ciudades-estado y el dominio de las cuencas del Tigris y el Eúfrates… Carlo Maria Cipolla eligió la pimienta, o por mejor decir el comercio de especias y el afianzamiento de rutas, mercaderes y ciudades en la edad media, en un divertidísimo relato publicado bajo el nombre de Alegro Ma Non Troppo… La imprenta también contribuyó, y mucho, al progreso de la Humanidad, o el desarrollo de la ciencia a partir del siglo XVI, o los nuevos avances médicos que se abren con el “invento” de las vacunas y que permitirán aumentar significativamente nuestra edad de vida media, de los 40 años hasta el siglo XVIII a los 60-70 de la actualidad; sin duda la conquista de nuevos derechos laborales, sociales y políticos no pueden faltar en la lista…

Pues bien, todos estos logros, todas estas conquistas palidecen ante la Reforma Laboral del PP, al decir de Ana Botella que considera que la misma ha supuesto el mayor progreso en la historia de la Humanidad. Ahí queda eso.

Nos quedará la duda de si Ana Botella estaba borracha al afirmar semejante desvarío en una sesión de control del ayuntamiento de Madrid o simplemente su profunda ignorancia cultural le lleva a realizar afirmaciones de ese cariz, sin encomendarse a nadie. En todo caso deberíamos esperar de nuestras autoridades mesura, inteligencia y conocimiento. Ninguna de estas cualidades parecen adornar a la primera alcaldesa de nuestro país. En sus manos hemos dejado la gestión de la ciudad más grande de España. Y esto también queda ahí.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here