¿Cómo te sientes al saber que has agotado las entradas para tu concierto en Cáceres?

Estupendamente, con lo que yo he penado…me hace mucha ilusión. Primero porque ya va uno tranquilo, ya sé que va a haber gente, que vamos a echar un rato, que no va a estar aquello vacío y que vamos a cubrir los gastos porque ha habido muchas veces que esto no lo he tenido garantizado.

¿Cuánto tiempo llevas en el mundo de la música?

Desde que saqué el primer disco han pasado cinco o seis años, pero empecé en Málaga tocando donde me dejaban y de esto puede hacer entre 13 y 15 años. Hace mucho tiempo que estoy guerreando.

Estudiaste Filosofía, pero nunca te has dedicado a ello, ¿en qué te sirve esa formación para tu vida diaria?

Sí, estudié Filosofía. Yo no tenía muy claro qué quería hacer al terminar el Instituto. Me gustaban muchas cosas y empezaba justo a tocar la guitarra. Primero me metí a estudiar Económicas, fíjate cómo andaba de despistado. Después me metí a estudiar guitarra clásica en el Conservatorio, pero me dejaba tiempo libre y no quise abandonar los estudios paralelos y me metí en la carrera de Historia del Pensamiento, aunque cuando cogí la guitarra todo a mi alrededor se fue cayendo y se fue imponiendo la música, que es a lo que he dedicado mi vida.

¿Tu vida está reflejada en tus canciones?

Te influye todo. Es prácticamente imposible escribir sobre una cosa que a ti no te toque dentro, pero no hablas de cosas que te han pasado antes de ayer sino que tú puedes escribir de algo que hayas leído, algo que hayas visto en las noticias, algo que te haya cabreado. En mi caso funciona así. Todo sobre lo que escribimos es porque algo te ha hecho vibrar de alguna forma. Tengo muchas canciones sobre cabreos o sobre alguna cosa que me ha contado alguien.

“Cuando cogí la guitarra todo a mi alrededor se fue cayendo y se fue imponiendo la música

Si tuvieras que componer alguna canción sobre la actualidad política en España ¿cuál sería el título?

Adiós…¡yo qué sé! Le pondría ‘Máster baratitos’. Es que la situación actual me parece de broma, y un buen título podría ser ‘España es una franquicia de la Paramount’. Parece que estamos esperando a que alguien salga y diga que esto es una broma.

Tu paso por la Academia de OT te ha dado a conocer aún más ¿Este último año ha sido uno de los más importantes de tu carrera?

Con cada disco que he sacado hemos ido creciendo, pero también es verdad que he ido alimentando poco a poco el contenido de las redes sociales y también de youtube y eso influye. No obstante, aunque el crecimiento ha sido progresivo, este año ha sido el más bestia. En cuanto al tema de OT, a mí me ha venido genial y, aunque reconozco que mucha gente me ha conocido gracias a OT, esto no ha sido un antes y un después.

¿Hay alguien que te eche una mano en toda esta vorágine?

Sí, somos María y yo. OT ha estado de puta madre, Amaia no ha parado de cantar temas míos. Ella lo hace muy bien y le estaré agradecido siempre, pero la culpable de que me vaya así es más María que Amaia. Yo me ocupo de las canciones y estoy también pendiente, no es que pase, pero ella es la que hace que esto sea posible.

Antes vivías en un piso de 30 metros cuadrados por el que pagabas 600 euros al mes, ¿Esta situación ha cambiado?

Afortunadamente sí, yo ahora estoy buscando piso porque actualmente vivo con un compañero de piso y amigo. Pago un alquiler por una habitación en un piso compartido y ahora quiero irme a vivir con mi pareja en Barcelona y te aseguro que está la cosa muy complicada. Ahora mismo me gano la vida de puta madre, no paro de dar conciertos, unos 80 al año, me puedo pagar un alquiler sin problema y aún así están los pisos horribles. Así que cuando era absolutamente paupérrimo estaba rascando como podía para llegar a fin de mes. Me vi viviendo en pisos muy chungos a cual más desastroso.

Hablas de 80 conciertos y eso es un no parar de girar, ¿cómo lo llevas?

Pues la verdad es que regular. Me gusta la aventurilla, me llevo muy bien con todo el equipo y son agradables los viajes, pero estar tanto tiempo fuera de mi casa me cuesta. A estas alturas de mi vida con la pechá de tiempo que llevo currando se me hace pesado. Después en los conciertos disfruto muchísimo y no hay ningún concierto en el que no lo haga, pero con los tres años que llevamos de gira intensiva ya cuesta. Además, nosotros somos muy artesanos y lo hacemos todo, nuestra compañía es nuestra y la hemos creado nosotros. Al año que viene vamos a bajar un poco el ritmo. Se me está haciendo un poquito cuesta arriba dentro de lo mucho que me gusta. No es el tiempo que estoy fuera sino el que dejo de pasar en mi casa.

¿Qué se va a encontrar el espectador en Cáceres?

Va a ser algo muy divertido, aunque está feo que yo lo diga. Por lo que he visto la gente suele responder bastante bien al directo. Además, vamos a ir con la banda completa algo que nunca habíamos hecho en Cáceres, donde ya había estado en un par de ocasiones aunque en trío. Ahora somos cinco en el escenario y musicalmente es más rico. Hacemos todas las canciones del disco nuevo y luego hacemos un repaso por los demás discos, cuatro o cinco temas. Es un concierto de casi dos horas y nosotros los directos nos los curramos un montón. Nos gusta que no sea una mera interpretación de las canciones que están en el disco, sino que la gente participe, que sea una pequeña fiestecilla. Que el público se meta dentro y lo disfrute.

Nos gustan tus colaboraciones, ¿habrá alguna sorpresa?

De momento solo puedo decir que tengo 12 vídeos grabados ya y que poco a poco verán la luz.

Celia Guerra


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here