Lopez de Ayala
Sala Principal del Teatro López de Ayala

La programación del 45º Festival de Teatro de Badajoz sigue ofreciendo al público una programación basada en criterios de calidad y originalidad. Alejado de modas y centrado en propuestas creativas, únicas, sorprendentes e incluso insólitas, este lunes y martes se deja llevar por el humor.

Así, la comedia absurda llega este lunes, 24 de octubre, al 45 Festival Internacional de Teatro de Badajoz con la obra ‘Espejismo. Metamorfosis de una cucharilla’, escrita e interpretada por Inda Pereda y Aitor Vinagret, con dirección de Damián Bojorque y coreografiada por Celeste Ayus de la compañía catalana Koilara Teatro.

La obra comenzará a las 21:00 horas en el Teatro López de Ayala y tiene una duración 60 minutos.

En el espectáculo, el propietario de una tienda convencional verá cómo le pone a prueba un cliente, con lo que se forma «un juego radical entre ambos actores, una comedia enloquecida y absurda que emplea interrogatorios familiares, vecinos enfrentados, llamadas telefónicas y cucharillas» para explicar al espectador «que es eso del espacio-tiempo y de los mundos paralelos no es más… que una farsa». De esta forma, ‘Espejismo’ es una comedia absurda que «nace de lo más esencial del teatro».

‘Petróleo’ llega el martes

La compañía argentina Piel de Lava pondrá en escena este martes, 25 de octubre, también en el Teatro López de Ayala, la obra ‘Petróleo’.

Esta obra dirigida por Laura Fernández estará interpretada por cuatro mujeres que dan vida a trabajadores en un pozo petrolero perdido en la Patagonia. La representación, con una duración de 100 minutos, comenzará a las 21:00 horas y está interpretada por Elisa Carricajo, Valeria Correa, Pilar Gamboa y Laura Paredes.

El precio de la función es de 12 euros y 6 euros con descuento para Carnet Joven, pensionistas, desempleados y miembros de la Federación de Asociaciones de teatro de Extremadura (Fatex).

‘Petróleo’ narra cómo la rutina de tres trabajadores de un pozo petrolífero en medio de la Patagonia se ve interrumpida por la llegada de un cuarto, que les hará cuestionar aquello que daban por sentado, desde el trabajo en sí mismo hasta sus poses más masculinas. El propio Teatro López de Ayala afirma que «es una obra hilarante que busca interpelar al público con guiños al humor y en el que indagan sobre la construcción del género y los estereotipos».

FuenteAvuelapluma/Europa Press

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí