Votación en el Ayuntamiento de Cáceres de la moción en contra de la mina de litio. Europa Press.

Un total de 22 concejales de los 25 que conforman la Corporación en el Ayuntamiento de Cáceres han reiterado este jueves su “no” a la mina de litio en la Sierra de la Mosca. por tanto, todos los grupos políticos, menos Ciudadanos (Cs), han apoyado una moción conjunta para subrayar su su oposición al proyecto minero de Valdeflores. El Consistorio ha tildado “insostenible ambiental, económica, patrimonial y socialmente” a esta iniciativa.

PSOE, PP, Unidas Podemos y los concejales no adscritos Francisco Alcántara, Mar Díaz y Teófilo Amores han apoyado la moción, que ha sido rechazada por dos concejales de Cs, ya que el edil Antonio Bohigas no estaba presente en la sesión plenaria, que se ha celebrado de forma telemática.

La moción pide también a la Junta de Extremadura a poner en marcha los medios técnicos y jurídicos “suficientes” que permitan llevar a cabo “un rechazo efectivo a este proyecto”. Además, requiere de su colaboración para proteger el medio ambiente así como los valores patrimoniales y sociales del entorno de Valdeflores, según el Plan General Municipal (PGM).

Los firmantes de la moción opinan que este proyecto de extracción de litio a cielo abierto a menos de 2 kilómetros de la ciudad, “tendría un impacto devastador en el medio ambiente del entorno de Cáceres y, por tanto, para la salud y la calidad de vida de sus cerca de cien mil habitantes”.

Los concejales cacereños que apoyan la moción repiten su no a la mina de Cáceres porque no cumple los criterios de sostenibilidad desde el punto ecológico, económico y social. De hecho, añaden, que está ubicada muy cerca de algunas infraestructuras como la potabilizadora, el Hospital Universitario, el Campus Universitario o el Centro de Cirugía de Mínima Invasión, y que pondría en en peligro el título de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad, declarada por la Unesco en 1986.

Efectos nocivos

Igualmente, ponen el foco en los “efectos adversos” de la actividad extractiva que dañaría la corteza terrestre, contaminaría el aire con “polvillo tóxico”, las aguas superficiales y acuíferos. También alude al “enorme cráter” que provocaría la mina a cielo abierto, sin olvidar los ruidos y vibraciones generadas por las perforaciones y las voladuras, lo que afectaría “directamente” al patrimonio y al turismo.

En cuanto a la sostenibilidad económica, PSOE, PP, Unidas Podemos y los tres concejales no adscritos creen que la mina de Cáceres “se basa en inversiones especulativas” al haberse creado una empresa subsidiaria para aislar el riesgo financiero de la empresa matriz y sus inversores. Cabe recordar que Tecnología Extremeña del Litio SL, responsable del proyecto minero es una sociedad de capital mínimo participada al 75% por Extremadura Mining SL y al 25% por Valoriza Minería, del grupo Sacyr. A la vez, Extremadura Mining SL es 100% propiedad de Tonsley Mining SL (ambas de capital mínimo), que a su vez es 100% propiedad de Infinity Lithium.

Por último, según reza el texto de la moción el proyecto minero “no cumple con criterios de sostenibilidad social” por lo que sería incompatible con un modelo de ciudad “sostenible, limpia, sana, con aire libre y respirable” que trabaja “por una transición energética justa y el desarrollo económico mediante la promoción de proyectos y empresas con base en la ciencia, el conocimiento, la investigación y la innovación en un entorno natural muy bien conservado”.

Grupos políticos

En el debate de la moción, la primera teniente de alcalde, María José Pulido, ha subrayado  que la mina a cielo abierto es “una amenaza” para la ciudad, y ha reprochado que el proyecto pretende “justificarse” como parte de la estrategia de economía verde. En esta línea ha espetado que “solo supone un alto rendimiento económico” y “no contabiliza el daño a las personas y al medio ambiente”. “Pone en peligro todo nuestro entorno”, ha sentenciado.

Por su parte, el portavoz del PP, Rafael Mateos, ha insistido su ‘No a la mina’ de Cáceres porque el proyecto es “malo” para la ciudad porque “su ubicación lo hace inviable”. Además, ha pedido una “implicación” del gobierno municipal con respecto a la Junta de Extremadura y el Gobierno de España para que “dé la batalla” ante las administraciones.

La portavoz de Unidas Podemos, Consuelo López, ha puesto de manifiesto en su intervención otros ejemplos de minas que han resultado un fiasco en otras regiones: las empresas no han cumplido con sus obligaciones una vez han explotado el territorio.

Mientras, los concejales Francisco Alcántara y Mar Díaz, han criticado que este proyecto “trata a Cáceres como una cantera de factores productivos baratos para que otros territorios se enriquezcan a nuestra costa”, en referencia al consorcio Battchain, conformado por varias empresas que pretende organizar la cadena de producción de litio en España y que cuenta con que el material se extraiga en la capital cacereña y se transforme fuera de ella.

Teófilo Amores, concejal no adscrito, también ha dado su voto a la moción y ha declarado que no quiere que se señale a la Corporación actual, de la que forma parte, por consentir el “atentado” que la empresa promotora quiere hacer en la Montaña cacereña.

La neutralidad de Ciudadanos

Los únicos concejales que no han apoyado la moción han sido los de Ciudadanos. En su discurso el edil Antonio Ibarra ha argumentado que su partido defiende el principio de “neutralidad absoluta” de la Administración ante cualquier iniciativa empresarial que “debe estar sometida al cumplimiento de las normas y la salvaguarda de los derechos de todos”.

“La administración debe actuar como árbitro que vele por el cumplimiento de las normas”, ha indicado Ibarra, que ha remarcado que deben ser los informes técnicos los que aporten “respuestas objetivas, técnicas, rigurosas y desde una posición neutral” para determinar qué se puede o no hacer con este proyecto.

Según ha defendido Ibarra, Cs representa a “muchos cacereños lúcidos” que se encuentran “huérfanos” de representación y que preguntan por estos informes técnicos de las distintas administraciones (Sanidad, Instituto Geológico Nacional, Unesco, Confederación Hidrográfica del Tajo, etc) y que “todavía” no se han sacado a la luz. Así, ha optado por el cumplimiento de “todos” estos informes al tiempo que ha solicitado que sea pública “toda la información” sobre la viabilidad de la mina.

El alcalde de Cáceres aplaude el compromiso con el ‘No a la mina’ 

Tras la votación en la que se ha escenificado el rechazo institucional de la Corporación cacereña a la mina ha tomado la palabra el alcalde de la ciudad, Luis Salaya. El regidor ha agradecido el posicionamiento “inequívoco” del Ayuntamiento de Cáceres en esta cuestión.

Salaya ha aplaudido este gesto de “renovación del compromiso” de la Corporación en un momento en el que la empresa promotora ha reforzado su campaña de comunicación. “Con estos precedentes de unidad lanzamos un mensaje muy claro que puede impedir este proyecto y lanzamos un mensaje para que se escuche en Bruselas, en Australia y donde haya cualquier duda”, ha finalizado.

Cabe recordar que en 2018 la Corporación cacereña denegó la modificación puntual del Plan General Municipal (PGM) para permitir la actividad extractiva en esta zona. Para ello se pidió la protección ambiental por parte de 43 asociaciones presentaron un informe a la Junta de Extremadura para que lo promueva.

Además, en la sesión ha intervenido el biólogo Fernando Durán, quien ha puesto en valor la riqueza natural del paraje donde quiere hacerse la mina, al que ha denominado el “pequeño Monfragüe”, en alusión al parque nacional de la provincia cacereña.

Durán ha leído también un escrito de la plataforma Salvemos la Montaña en el que se pide al Ayuntamiento “ir de la mano” para buscar una protección ambiental de la Sierra de la Mosca y evitar así el proyecto minero en Valdeflores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here